Republicanos y demócratas se rebelan contra Trump tras la cumbre con Putin

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Paul Ryan, líder republicano en el Congreso, tuvo que defender a la CIA ante el desplante de Trump
Paul Ryan, líder republicano en el Congreso, tuvo que defender a la CIA ante el desplante de Trump PETE MAROVICH

Senadores y exdirigentes de la CIA lo acusan de traición y se disparan las críticas contra él

18 jul 2018 . Actualizado a las 07:54 h.

Donald Trump consiguió enfadar a todo el mundo -excepto a Vladimir Putin- tras su encuentro con el líder ruso en Helsinki. «Fue más fácil hablar con el presidente de Rusia que con los miembros de la OTAN», llegó a decir tras dar por buenas todas las explicaciones del exagente de la KGB negando la injerencia rusa en las elecciones estadounidense. «Tuve un gran encuentro con la OTAN, consiguiendo grandes cantidades de dinero, y tuve un encuentro aún mejor con Vladimir Putin», tuiteó Trump. «Por desgracia, no se está informando de esa forma, ¡Los medios que difunden fake news se están volviendo locos!», añadió, calificando de «noticias falsas» la información que se está dando sobre la cumbre de Helsinki.

Pero ese optimismo del magnate choca con la dura reacción de sus hasta ahora incondicionales aliados, como los medios más afines a las posiciones presidenciales. También importantes responsables republicanos que hasta el momento habían defendido a Trump a pesar de sus controvertidas decisiones rompieron su silencio y enunciaron la palabra «traición» para definir el comportamiento del neoyorquino tras su cita con Putin.

El líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Paul Ryan, insistió ayer en sus acusaciones a Rusia por su injerencia en las últimas elecciones. «Seamos muy claros, para que todo el mundo lo sepa: Rusia se inmiscuyó en nuestras elecciones», dijo. «No solo se inmiscuyó en nuestras elecciones, lo hace en todo el mundo. Rusia intenta socavar la democracia», añadió Ryan. También arremetió contra Trump uno de sus mayores apoyos, el republicano Newt Gingrich, para quien se trata del fallo más grave cometido por Trump desde su llegada al poder, hace un año y medio. Otros políticos describieron la actuación de Trump como «vergonzosa», «bochornosa», «traidora», «peligrosa» o «débil».