La presión fuerza a Sánchez a difundir su tesis

Ciudadanos y PP exigen que comparezca para dar explicaciones sobre las acusaciones de plagio y el PSOE contraataca exigiendo al popular Pablo Casado que haga público el trabajo de su máster

Sánchez asistió ayer a la toma de posesión de María Luisa Carcedo como ministra de Sanidad
Sánchez asistió ayer a la toma de posesión de María Luisa Carcedo como ministra de Sanidad

Madrid / La Voz

Seis años después de haberla defendido ante un tribunal de la universidad privada Camilo José Cela, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido hacer pública su tesis doctoral y digitalizarla para que cualquiera pueda consultarla. La medida es fruto de la presión ejercida por Ciudadanos y el PP, que habían solicitado su comparecencia en el Congreso para dar explicaciones sobre las informaciones periodísticas que aseguraban que una buena parte de ese trabajo está plagiado de obras de otros autores a los que no se cita, que contiene artículos publicados con anterioridad por el propio Sánchez, así como informes oficiales, y que fue realizada con ayuda de Carlos Ocaña, exdirector del gabinete del exministro de Industria Miguel Sebastián. Sánchez tachó de «rotundamente falso» que copiara su trabajo y amenazó con acciones legales en defensa de su «honor y dignidad» contra los medios que lo han publicado si no rectifican.

Iglesias contribuye a la presión

En una frenética jornada de acusaciones cruzadas entre el PSOE y el PP, el jefe del Ejecutivo decidió finalmente hacer público su trabajo para dejar así sin argumentos al líder popular, Pablo Casado, cuyo máster, obtenido en la Universidad Rey Juan Carlos, está siendo objeto de una investigación judicial en el Tribunal Supremo. Casado rechaza hacer público su trabajo de fin de máster a no ser que se lo exija la Justicia. Pese a la decisión del presidente, tanto el PP como Ciudadanos mantienen su exigencia de que comparezca en el Congreso. «Tiene que dar la cara, en vez de anunciar querellas. Que comparezca para explicar de arriba abajo si esa tesis la hizo él», señaló el líder naranja, Albert Rivera. «Me pregunto qué estará pensando hoy la ministra Montón, en su casa, al ver que alguien que la cesó no da las mismas explicaciones», indicó el secretario general del PP, Teodoro García. También elevó la presión el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que habló con Sánchez por teléfono y le aconsejó que hiciera pública su tesis para «no dar ni media excusa a Casado para que no enseñe sus trabajos de máster». Antes de comunicar su decisión de colgarla en Internet, el presidente informó de ello a Pablo Iglesias en privado.

Hasta ayer, la tesis de Sánchez solo podía ser consultada en la propia Universidad Camilo José Cela, que alberga un único ejemplar, y sin que se pudiera, por expreso deseo del autor, hacer fotocopias o tomar imágenes de su contenido. Tras conocerse las informaciones sobre el supuesto plagio de Sánchez, el centro universitario evaluó la tesis y emitió después un comunicado en el que aseguraba que el trabajo se realizó de acuerdo con la normativa vigente y fue sometido a los protocolos de verificación y control habituales en el ámbito universitario sin que se encontraran irregularidades.

La directora de la tesis doctoral de Sánchez, la profesora Isabel Cepeda, afirmó que no hubo «ningún trato de favor absolutamente de ningún tipo». Y el economista Carlos Ocaña negó también haber elaborado total o parcialmente el trabajo de Sánchez. Explicó que solo después de que este finalizara la tesis colaboró con él en la publicación de un libro que está basado en ella.

Comparecencia en el aire

Ciudadanos fue el primero en reclamar la comparecencia del presidente, para lo que se necesita el apoyo de al menos dos grupos. Aunque en un primer momento el PP no apoyó la petición, los populares acabaron sumándose finalmente a la propuesta. PP y Ciudadanos cuentan con mayoría en la Mesa del Congreso para admitir la petición, pero no en la Junta de Portavoces, que es la que debe darle luz verde, por lo que si logra el respaldo de los grupos que apoyaron la moción de censura, Sánchez se libraría de comparecer. El jefe del Ejecutivo se adelantó en todo caso a dar esas explicaciones mediante un mensaje en Facebook en el que, además de anunciar su intención de hacer pública su tesis, achaca la polémica a que «quienes gobernaban hace cien días no han asumido que hoy son oposición».

Lo cierto es que la refriega en torno a los títulos universitarios, que ya provocó la dimisión de la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes y de la exministra de Sanidad Carmen Montón, continúa abierta. Tras el paso dado por Sánchez, los socialistas elevan la ahora la presión sobre el popular Pablo Casado para que haga públicos los trabajos que supuestamente realizó para aprobar las únicas cuatro asignaturas del máster que cursó, dado que el resto le fueron convalidadas, así como su trabajo final.

«Buenos días, ¿el último para consultar la tesis de Pedro Sánchez, por favor?»

f. Balado
Cola de periodistas para consultar la tesis doctoral de Sánchez
Cola de periodistas para consultar la tesis doctoral de Sánchez

Los periodistas aguardaron durante horas en la Universidad Camilo José Cela

«Buenos días. ¿El último, por favor?». Suena a saludo dominical en la cola de una panadería, pero es jueves y el turno no da acceso a comprar baguetes ni cruasanes, sino a la consulta de la tesis doctoral de Pedro Sánchez, que ayer se convirtió en uno de los objetos más deseados de la política española. El sol luce espléndido en el campus central de la Universidad Camilo José Cela, ubicado en Villanueva de la Cañada, a unos 35 kilómetros de Madrid. Y aunque hasta el próximo lunes no darán comienzo las clases del nuevo curso, el día está siendo ajetreado. Así lo reconocen varios trabajadores del centro. El primero, el guarda de seguridad de la garita de entrada, que antes de acabar de bajar la luna del coche para solicitar permiso para acceder al recinto ya intuye el motivo de la visita. «Periodista, ¿verdad? Al fondo de la recta está la biblioteca, y allí mismo tiene sitio para aparcar el coche», dice mientras pulsa el botón que levanta la barrera.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La presión fuerza a Sánchez a difundir su tesis