EE.UU. no acatará la orden de la Justicia internacional sobre Irán

El tribunal de La Haya le impone que levante sanciones a Teherán

Las sanciones de EE.UU. están dificultando el acceso de los iraníes a los medicamentos
Las sanciones de EE.UU. están dificultando el acceso de los iraníes a los medicamentos

bruselas / corresponsal

EE.UU. asestó este miércoles otro golpe al multilateralismo y al orden internacional. En línea con la hoja de ruta aislacionista de su presidente, Donald Trump, el jefe de la diplomacia norteamericana, Mike Pompeo, se negó a acatar una sentencia decretada por el Tribunal Internacional de Justicia de la ONU que obliga al país a levantar parcialmente las sanciones impuestas recientemente a Irán. La decisión, vinculante, se tomó en base a un acuerdo firmado por ambos países en 1955 por el que los dos socios se comprometían a mantener abiertas sus puertas al libre comercio.

El país persa exigió a EE.UU. que levante el veto a las exportaciones de ciertos productos como medicinas, equipamiento médico y de aviación civil o alimentos. Las prohibiciones decretadas por Washington están provocando «daños irreparables» en la economía y generando enormes riesgos para la seguridad de la población iraní. El tribunal le ha dado parcialmente la razón a Teherán y ha instado a la Administración Trump a poner remedio a la situación de manera «urgente». Según los magistrados, las medidas punitivas impuestas por los norteamericanos después de su retirada unilateral del acuerdo nuclear suscrito en el 2015 con Irán «violan» las bases del Tratado de Amistad entre los dos países.

¿Cómo ha respondido el equipo de Trump? Saltándose todas las normas internacionales. Pompeo cuestionó en primer lugar la jurisdicción del tribunal: «Estamos decepcionados por el hecho de que no haya reconocido que carece de jurisdicción para analizar cualquier asunto relacionado con las sanciones», sostuvo antes de explicar que estas se impusieron para «proteger intereses de seguridad» nacional. El argumento al que recurre Trump habitualmente para atacar a otros socios internacionales.

Washington acusa a Teherán de estar detrás de los ataques a las fuerzas militares estadounidenses destacadas en Irak. «Podemos ver la mano del ayatolá y de sus secuaces apoyando estos ataques contra EE.UU.», sostuvo Pompeo. Su ofensiva no se quedó ahí. Si la base sobre la que se sostiene la sentencia es el Tratado de Amistad con Irán, su abolición borrará de golpe y porrazo cualquier obligación internacional. Eso pensó el norteamericano que este miércoles respondió a las demandas del tribunal anunciando la ruptura del acuerdo.

Irán no es el único perjudicado en la contienda. A pesar de los esfuerzos diplomáticos y la presión política, la UE ha sido incapaz de convencer a Trump para que no dé al traste con un acuerdo que costó mucho tiempo y esfuerzo materializar. La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, sigue adelante con los planes de los Veintiocho para proteger sus intereses y empresas en el país persa. Hace solo ocho días anunció la creación de una entidad legal para poder facilitar los contactos comerciales y las transacciones financieras «legítimas» con Irán, incluidas las que están vinculadas a la compra de petróleo.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

EE.UU. no acatará la orden de la Justicia internacional sobre Irán