Los republicanos aceleran para elegir a Kavanaugh tras el informe del FBI

Los demócratas acusan a la Casa Blanca de entregar una información incompleta

Cientos de personas se concentraron ante el Supremo para protestar contra Kavanaugh
Cientos de personas se concentraron ante el Supremo para protestar contra Kavanaugh AFP

NUEVA YORK / CORRESPONSAL

El Capitolio volvió a ser escenario de una contienda política que podría determinar el futuro de los partidos en las próximas elecciones legislativas. Y es que el agravamiento de la polarización estadounidense a raíz de la nominación de Brett Kavanaugh como juez del Tribunal Supremo, motivó que la crispación existente alcanzase este jueves sus cotas más altas tras el análisis del informe del FBI al respecto de las acusaciones de abuso sexual contra el magistrado. Tras días de denuncias, los demócratas confirmaron sus sospechas al comprobar que la documentación que entregó el FBI solo contenía los testimonios de seis testigos dejando fuera a más de cuarenta, los cuales reconocieron «sentirse silenciados».

«La investigación está incompleta por órdenes que, creo, vienen de la Casa Blanca», protestó la veterana senadora demócrata Dianne Feinstein. Prueba de ello es que los agentes ni siquiera interrogaron al acusado ni tampoco a la denunciante del asalto sexual, Christine Blasey Ford.

Según The Washington Post, las restricciones llegaron a tal punto que tampoco se permitió investigar sobre el consumo de alcohol del magistrado, ante la posibilidad de que este hubiese mentido al Congreso durante su testimonio en el Comité de Justicia. De ser así, su carrera estaría acabada. «Por el amor de Dios, esto es EE.UU. Aquí todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario», clamó el líder de la mayoría conservadora en la Cámara Alta, Mitch McConnell, tras defender que no fue encontrado ningún indicio de conducta inapropiada por parte de Kavanaugh. «Hay mucho entusiasmo por el juez. Miren las encuestas, algo muy grande está pasando», añadió Donald Trump al referirse a varios sondeos que reflejaron el férreo apoyo de sus bases al magistrado ante la inminente votación en el Senado.

No opinan lo mismo más de 1.700 profesores de Derecho provenientes de Universidades como Harvard, Columbia, Yale, o Princeton, que pidieron públicamente al Congreso que no confirme a Kavanaugh por «no poseer el carácter y la imparcialidad requerida para el cargo».  

Lucha ante el Supremo

La lucha se extendió a las puertas del Tribunal Supremo, donde este jueves se concentraron cientos de personas para protestar por el polémico desembarco.

Este viernes, probablemente, el Senado lleve a cabo una votación preliminar donde se verá si el Partido Republicano tiene los apoyos asegurados para dar luz verde al magistrado. Dos de sus senadores clave, Jeff Flake y Susan Collins, reconocieron su satisfacción tras el informe del FBI. La votación final podría tener lugar mañana, pero, pase lo que pase, el resultado no acabará con la aguda batalla desatada en Washington desde que se supo de las acusaciones de tres mujeres que aseguran haber sido agredidas sexualmente por parte del juez décadas atrás.

El fisco apunta a la hermana mayor del magnate

Maryanne Trump, hermana del presidente, se encuentra en el punto de mira de la nueva investigación del fisco que también acecha al magnate. El patriarca de la familia, Fred Trump, utilizó a sus hijos para aumentar su fortuna familiar mientras ellos creaban una empresa ficticia para evadir impuestos. Entre los cometidos, destacó el de Maryanne, la mayor de los cinco hermanos y quien ejerció «a menudo» de consejera legal de su padre, debido a los conocimientos del derecho que tenía por su profesión de jueza federal.

A sus 81 años, y pese a no estar en activo, Maryanne sigue figurando como una de las principales magistradas del Tribunal de Apelaciones para el Tercer Distrito, con sede en Filadelfia. The New York Times desveló cómo la hermana de Trump estuvo presente en las reuniones del 2003 en la Trump Tower de Manhattan «para una de sus actualizaciones periódicas sobre su imperio heredado». Junto a ella acudió Allen Weisselberg, exdirector financiero de la Trump Organization, que actualmente colabora con las autoridades en la investigación criminal contra el exabogado del magnate Michael Cohen sobre los pagos realizados para silenciar a supuestas amantes durante la campaña electoral.  

Código de conducta

Sin especificar cuál de los hermanos creó la empresa pantalla, Maryanne sí figura como supuesta asesora y eso choca directamente con su responsabilidad como magistrada. Según el código de conducta para jueces federales, «un juez no debe actuar como abogado de un miembro de la familia en ningún tipo de foro. Sí puede brindar asesoramiento legal si no hay compensación a cambio». La pregunta que se hacen ahora los medios estadounidenses es: ¿El consejo de Maryanne a su padre puede ser considerado «sin compensación»?  

Posible destitución

Algunos especialistas apuntan a que los registros fiscales revelados sugieren que ella participó activamente en las reuniones de negocios, por lo que se podría interpretar que hubo una compensación tras los mismos. Si eso se demuestra, y a pesar de estar inactiva, Maryanne podría ser destituida de su cargo y perder, por tanto, su condición de juez sénior. Ya ocurrió previamente con Robert Archibald, también juez del Tribunal de Apelaciones del Tercer Distrito. Archibald fue acusado en 1912 por relaciones comerciales inapropiadas, condenado por el Senado y destituido en 1913. En 1986 fue el turno de Harry Claiborne, otro juez del distrito de Nevada, cesado por cargos que incluían la evasión fiscal.

Varios analistas conservadores han alertado sobre la posibilidad de que si los demócratas ganan la mayoría en las legislativas de noviembre, podrían destituir a Maryanne Trump y sentar a todos los hermanos frente al Comité Judicial de la Cámara de Representantes.

Pence irrita a China al decir que el modelo de Taiwán es el camino a seguir

Que las relaciones entre la Casa Blanca y China están en uno de sus momentos más bajos por la guerra comercial entre ambos Gobiernos no es un secreto. No solo los aranceles separan a ambos países, sino también las relaciones con Corea del Norte y las relaciones internacionales de los chinos con algunos de los principales enemigos de EE. UU.

Pero ayer la cortesía diplomática saltó por los aires y encendió aún más los ánimos. El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, opinó que el modelo democrático que sigue la isla de Taiwán marca «un camino mejor para el pueblo chino», y condenó que Panamá, República Dominicana y El Salvador hayan roto sus lazos con Taipéi.

«Aunque nuestro Gobierno seguirá respetando nuestra política de una sola China, Estados Unidos siempre creerá que el abrazo de la democracia en Taiwán muestra un camino mejor para todo el pueblo chino», dijo Pence en un discurso sobre China en el centro de estudios Hudson Institute.

Pero Pence aún fue más allá al asegurar que el Gobierno de Xi Jinping persigue derribar a Donald Trump. Pence, insistió en que China está tratando de interferir en las elecciones legislativas del próximo mes en este país, y consideró que «lo que están haciendo los rusos palidece en comparación» con la injerencia china en el sistema político del país norteamericano.  

Influir en las elecciones

«El liderazgo del presidente Trump está funcionando, y China quiere que haya otro presidente estadounidense», dijo Pence, que acusó a China de centrar sus aranceles en «las industrias y estados que tendrán un papel importante» en las elecciones legislativas de noviembre próximo, y de intentar «que los votantes» de Trump «se vuelvan en contra» de su Gobierno.

El vicepresidente de EE.UU. también acuso a Pekín de «dar aire» al dictador venezolano Nicolás Maduro, con los últimos créditos concedidos. «Pekín ha tendido un salvavidas al corrupto e incompetente régimen de Maduro en Venezuela, comprometiendo 5.000 millones en créditos cuestionables que pueden ser devueltos con petróleo», manifestó.

Comentarios

Los republicanos aceleran para elegir a Kavanaugh tras el informe del FBI