La farmacéutica de origen asturiano confiscada por Venezuela vuelve a estar operativa

La Voz CARACAS

ACTUALIDAD

Maduro durante su intervención a la Asamblea Constituyente chavista
Maduro durante su intervención a la Asamblea Constituyente chavista

La empresa con sede en el país latino retoma la producción de medicamentos a nivel nacional

10 feb 2019 . Actualizado a las 18:56 h.

La empresa farmacéutica de origen asturiano SM PHARMA, cuya sede en Zulia (oeste de Venezuela) fue confiscada por el Gobierno de Nicolás Maduro, está operativa y produciendo medicamentos para el mercado nacional, informó este domingo a Efe una fuente gubernamental.

«La fábrica estaba paralizada y fue ocupada», dijo la misma fuente, que prefirió conservar el anonimato, y detalló que desde el segundo semestre del año pasado, cuando comenzó el proceso de intervención, la empresa ha producido al menos 2 millones de fármacos que ya fueron distribuidos en el sistema público de salud. «Al empresario, el Gobierno le entregó 140 millones de dólares y desvió el dinero en mansiones e inversiones en el exterior», agregó la fuente gubernamental. El gobernador de Zulia, el oficialista Omar Prieto, ya había denunciado el miércoles que los propietarios de SM PHARMA recibieron 140 millones de dólares a través del mecanismo estatal de asignación de divisas, que controla el flujo de las monedas extranjeras en el país caribeño.

«Ha recibido durante muchos años recursos del Estado», aseguró Prieto, que acusó a los dueños de haber mermado la producción de medicinas con el objetivo de declarar la empresa en quiebra, como parte del «golpe económico» que, dijo, le intentan dar los empresarios al presidente Maduro. El gobernador denunció también que SM PHARMA tenía medicamentos para atender un brote de dengue que se produjo el año pasado en Zulia «y los acaparó». Maduro visitó esta semana la fábrica intervenida y, desde allí, anunció que esa empresa había sido «recuperada por la revolución» y que Venezuela está produciendo «todas las medicinas que necesita», pese a que gremios médicos ubican en un 80 % la escasez de fármacos en todo el país.