Esperanza Aguirre culpa a Rajoy de iniciar la sangría de votantes del PP

La expresidenta madrileña ataca en el 2 de mayo a Casado por dedicar «calificativos hirientes» a Vox: «Ha querido dar una patada a Santiago Abascal en mi trasero»


MADRID | LA VOZ

Genio y figura, las apariciones públicas de Esperanza Aguirre nunca decepcionan. Y hoy no ha sido una excepción. A su llegada a la sede de la Comunidad de Madrid, en la Puerta del Sol, para participar en los actos oficiales de celebración del 2 de mayo, día de la comunidad, la expresidenta madrileña ha repartido pescozones entre los líderes del PP por el hundimiento electoral del 28A, pero el mayor se lo ha reservado a su eterno enemigo, Mariano Rajoy. Aprovechando las preguntas de los medios sobre las responsabilidades de la masiva pérdida de votos de los populares, Aguirre aseguró primero que «la culpa la tenemos todos, que no hemos sido capaces de frenar la desbandada», pero seguidamente señaló a Rajoy como culpable de iniciar la sangría de votantes, en Elche. 

«Fue el primero en pedir a liberales y conservadores que se fueran a los partidos liberal y conservador. Lo decía por mí, pero yo no me fui», aseveró, con una sonrisa, añadiendo que «sin embargo, otros le han hecho caso y se han ido. Ahora el reto es que estemos todos juntos porque si no esos más de 11 millones de ciudadanos españoles que no están de acuerdo ni con el socialismo ni con separatismo ni con el comunismo se van a quedar sin poder llegar al Gobierno».

También el presidente del PP, Pablo Casado, señaló la etapa de Rajoy como inicio de la pérdida de votantes. Lo hizo en declaraciones a los medios a su llegad a la Puerta del Sol: «Llevamos ocho años perdiendo apoyos electorales, por lo tanto, no es algo que se imputable a estas últimas elecciones generales», comentó, recordando que la formación perdió a un tercio de sus electores y luego recuperó a algunos en la repetición de los comicios, en el 2016. Las causas -dijo- parafraseando a José Manuel García Margallo, están en las tres c: crisis económica, casos de corrupción y la situación de Cataluña. Admitió, sin embargo, que el resultado del 28A ha sido «muy malo».

Pero, volviendo a las opiniones de Esperanza Aguirre, tampoco Pablo Casado o Santiago Abascal se libraron de sus críticas. «Casado ha querido dar una patada a Santiago Abascal en mi trasero», ha comentado Aguirre, que considera «un error» que el líder del PP ataque a Vox con «calificativos hirientes» -en referencia a que su presidente se benefició de 'mamandurrias' bajo el ala de la propia Aguirre- , asegurando que «no conducen a nada», porque muchos de sus votantes se estaban replanteando volver al PP de cara a las próximas elecciones. Respecto a Abascal, Aguirre censuró que califique al PP de «derechita cobarde». 

Recordó que en el 2007, el 53,5 % de los votos los recibió la lista del PP en la Comunidad de Madrid que ella encabezaba y enfatizó que lo importante ahora, tras el revés del domingo, es «levantarse».«Estoy convencida de que son las propuestas del centro derecha, aquellas que quieren mayor libertad y mayor prosperidad para todos, y que además quieren que se garantice la unidad de España, las que van a ganar el próximo 26 de mayo», insistó.

El desencuentro de Casado y Garrido

Uno de los momentos más esperados de la mañana fue el encuentro entre el presidente del PP, Pablo Casado, y el expresidente madrileño, Ángel Garrido, que pasó de las listas populares a las elecciones europeas a integrarse en la candidatura autonómica de Ciudadanos, donde ocupa el puesto número trece. Casado no saludó a Garrido, sentado junto a Esperanza Aguirre, y pasó directamente a estrechar la mano de Pío García Escudero.

Momentos antes, Casado se refirió a la salida de Garrido asegurando que consideraba que «el transfuguismo nunca ha sido algo que respetara la sociedad española, los medios de comunicación y los partidos políticos, y alentar que miembros de otros partidos políticos se pasen en mitad de la campaña electoral al tuyo da buena medida de la regeneración falsa que ha intentado enarbolar», dijo, en referencia a Ciudadanos. Concluyó pidiendo «juego limpio y una campaña limpia».

Al término de los actos oficiales, en declaraciones a Telemadrid, Garrido le afeó el comportamiento a Casado, asegurando que las personas están por encima de las posiciones políticas. Por contra, alabó la cordialidad de Esperanza Aguirre, pese a no coincidir en todo. Ellos dos fueron los dos únicos expresidentes de la comunidad asistentes al acto, al que no acudieron ni Cristina Cifuentes ni Ignacio González).

Dos mujeres para centrar al PP

FRAN BALADO
Isabel García Tejerina y Cuca Gamarra en sendas imágenes de archivo
Isabel García Tejerina y Cuca Gamarra en sendas imágenes de archivo

Tejerina y Gamarra tratarán de remontar el vuelo del partido con la campaña del 26M

La dirección nacional del PP insiste en que el nombramiento de Isabel García Tejerina y Cuca Gamarra como máximas responsables de la campaña electoral del 26M no es ningún castigo para Javier Maroto, encargado de las pasadas generales saldadas con un varapalo histórico. Con el objeto de desmentir algunas informaciones que deslizaban que su relevo era un tirón de orejas, Pablo Casado ofreció un espaldarazo a su vicesecretario de organización nacional. «Maroto ha sido, es y seguirá siendo una persona de mi absoluta confianza en la dirección nacional», publicó en Twitter, tratando de lamer las heridas de su número tres.

Seguir leyendo

Comentarios

Esperanza Aguirre culpa a Rajoy de iniciar la sangría de votantes del PP