Francisco Serrano (Vox), de baja médica tras sus comentarios sobre La Manada

LA VOZ AGENCIAS

ACTUALIDAD

Jesús Prieto | Europa Press

«Hasta un gatillazo podría terminar con el impotente en prisión», publicó en su cuenta de Facebook

27 jun 2019 . Actualizado a las 08:02 h.

El presidente del grupo de Vox en el Parlamento andaluz, Francisco Serrano, se ha cogido una baja médica de al menos 30 días por motivos de salud, que ha comunicado al Parlamento, tras el «linchamiento» que está sufriendo por su comentario en Facebook contra la sentencia del Tribunal Supremo sobre La Manada. Serrano atribuye esas polémicas palabras a un «colaborador».

En un escrito de Serrano, al que ha tenido acceso Europa Press, ha señalado que está «de baja médica» para recuperarse anímicamente junto a su familia, «que ha vuelto a sufrir las consecuencias del linchamiento en prensa y redes sociales».

Serrano defiende el análisis «objetivo y jurídicamente riguroso» que publicó en su cuenta en Twitter sobre la sentencia del Tribunal Supremo, y en el que se reafirma, si bien añade que solicitó a un «nuevo colaborador que lo publicara también en Facebook, lo cual derivó en una publicación completamente ajena a mí y manifiestamente incorrecta en las formas».

En este sentido, Serrano afirma que las polémicas manifestaciones que se publicaron en su cuenta en Fabebook no las comparte y son ajenas a su persona. Como se recordará, esas manifestaciones se referían a que la sentencia del TS estaba «dictada por la turba feminista supremacista» o a que «si una mujer dice sí pero en cualquier momento posterior dice no, inclusive varios días después, el denunciado será condenado a prisión por violación»: «Hasta un gatillazo o no haber estado a la altura de lo esperado por la mujer, podría terminar con el impotente en prisión».

En el escrito de Serrano conocido este miércoles señala: «En relación a la publicación en mi página de Facebook donde se hizo una vergonzosa apología de la prostitución y otras gruesas expresiones, a estas alturas creo que es evidente para todos quienes me conocen, que en absoluto son expresiones mías porque no responden a mi estilo de escribir, de pensar, ni de hablar en público, ni tampoco en privado», ha señalado.

Añade que son ya cientos los mensajes que le llegan de personas que han detectado, que obviamente ese no es su «estilo» ni el de sus artículos y publicaciones, que sólo en Facebook tienen un alcance de más de medio millón de personas.

«Mi principal mérito en la política es no ser político, huyo de la corrección política, pero sé medir dónde está el límite con lo que resulta irrespetuoso», indica.

Asimismo, se muestra convencido de que ese «sector de la prensa» que ha proferido contra él «una batería de insultos y descalificativos jamás visto en España» y que no se «merece en absoluto, seguramente dirá que todo esto es un montaje, para así persistir en la mentira y la manipulación contra mi persona».