El nuevo móvil de Huawei no traerá las aplicaciones de Google instaladas

El fabricante chino dará un sistema alternativo para descargar otras apps populares como WhatsApp, Facebook o Instagram


La guerra entre el Gobierno estadounidense y el gigante tecnológico chino Huawei entra en una nueva dimensión. El segundo fabricante de smartphones del mundo presentó hoy en un evento global celebrado en Múnich su nuevo teléfono inteligente, el Mate 30, que no llevará preinstaladas las aplicaciones de Google Mobile Services (GMS), lo que incluye Gmail, YouTube, Maps y el navegador Chrome, entre otras. Tampoco podrá acceder a Google Play, la tienda de aplicaciones de Google, pero sí tendrá su equivalente de Huawei, App Gallery, aunque en esta tampoco se podrán encontrar aplicaciones populares como WhatsApp, Facebook e Instagram.

El terminal llevará como sistema operativo Android open source (la base de código abierto del software de Google), al que se añade la capa de personalización de Huawei, Emui 10. Por este motivo será compatible con todas aquellas apps desarolladas para Android, incluídas las de GMS, aunque su instalación no seguirá el sistema utilizado habitualmente. 

Desde la compañía de Shenzhen explicaron que el Mate 30 «va a estar preparado para que el usuario, de forma sencilla y transparente, pueda acceder a las mismas aplicaciones que con otro teléfono actual de Huawei». No aclararon si se dará la opción de instalarlas al inicializar el teléfono o si los usuarios tendrán que buscarlas en Internet, solo explicaron que «nosotros vamos a darles el camino».

En la actualidad existen tiendas de aplicaciones como Aptoide que son una alternativa a Google Play para descargar apps, pero los desarrolladores de estas podrían actualizar su código para impedir que sean instaladas en los nuevos móviles de Huawei. Tampoco está claro qué pasaría con aplicaciones que utilizan los mapas de Google como Glovo (comida) o Uber (transporte), por poner dos ejemplos.

El del Mate 30 es el primer lanzamiento de Huawei desde el boicot decretado en mayo pasado por la Administración Trump y que impide a las compañías estadounidenses vender tecnología (software y hardware) a la firma china. A pesar de la moratoria dada por Washington (tres meses, que se prorrogaron por otros tres a finales de agosto), el anuncio demuestra que el conflicto sigue abierto y con perspectivas inciertas para el fabricante.

«Trabajamos con Google desde hace años y hemos contribuido a extender Android. Nuestra apuesta es seguir con ellos», reconocen desde Huawei, insistiendo en que «Google es nuestro principal socio, nuestro pilar». Sin embargo, matizan, «estamos en una guerra comercial y tenemos que seguir nuestro camino».

Para paliar la ausencia de Google Mobile Services en su nuevo terminal de referencia, el Mate 30 estrenará una nueva solución denominada Huawei Assistant que permitirá hacer búsquedas (tanto en el propio terminal como en Internet), dará acceso a la información del correo electrónico y el calendario y otros servicios como notificaciones, recordatorios y reservas de restaurantes, vuelos, taxis y hoteles.

Un Huawei confían además en que la tecnología que incorpora el nuevo smartphone ayude a la gente a decidirse por él frente a la competencia. Los Mate 30 (habrá una versión normal con pantalla de 6,62 pulgadas y otra Pro de 6,53, ambas OLED y curvadas en sus laterales) llevan un procesador 5G de segunda generación (Kirin 990, desarrollado por la compañía china), 21 antenas en total (14 de ellas 5G), batería de hasta 4.500 mAh y carga rápida de 40W reversible (permite cargar, colocándolos sobre la parte trasera del teléfono, otros dispositivos como un ratón de ordenador o una afeitadora inalámbrica). Es dual SIM y ambas tarjetas podrán conectarse a redes 5G.

Una innovación será la forma de subir y bajar volumen, que ya no se hará mediante teclas físicas, sino que bastará con deslizar el dedo por un lateral del terminal. Valdrá tanto para diestros como para zurdos y se podrá emplear también para acciones de gaming o para activar funciones de la cámara. La carcasa traserá se podrá elegir en color plata, esmeralda, púrpura o negro, y también habrá dos versiones en “piel vegana” naranja o verde.

El Mate normal está equipado con triple cámara trasera (40+16+8 megapíxeles) y el Pro llevará una cuádruple (40+40+8 y un sensor de profundidad 3D, rodeados de un halo metálico circular que simula el objetivo de una cámara profesional), como siempre codesarrolladas junto a Leica. La capacidad de grabación de vídeo alcanza 4K a 60 fps (cuadros por segundo).

Los móviles incluirán desbloqueo facial y por huella dactilar en pantalla. El Mate 30 costará 799 euros (8+128 GB) y el Pro 1.099 (8+256 GB), y estarán disponibles en octubre o noviembre. Quizá para entonces China haya llegado a un acuerdo con Estados Unidos que permita a Huawei incluir los servicios de Google mediante una actualización de software. Hay que aclarar que la situación del Mate 30 no afecta a otros smartphones de Huawei lanzados con anterioridad, que seguirán contando con las actualizaciones de Android, así como con la tienda y las aplicaciones de Google y las que agrupa Facebook.

En Múnich también se anunciaron otros productos de la marca china: el reloj inteligente Huawei Watch GT 2 (229-249 euros, versiones con caja de 42-46 mm), con dos semanas de autonomía y que reconoce 15 modos deportivos e incluye diez modos de entrenamiento de running, además de monitorizar el ritmo cardíaco y el sueño del usuario; y los auriculares inalámbricos FreeBuds 3 (179 euros), con cancelación activa de ruido, recientemente premiados en la feria IFA de Berlín.

El presidente de la división de Consumo, Richard Yu, que en ningún momento hizo referencia al conflicto con Google/EE.UU ni al sistema operativos de los nuevos Mate 30. guardaba un as en la manga: la presentación del televisor Huawei Vision, dotado con una pantalla 4K (de 55, 65 o 75 pulgadas), con sonido 5.1 y un mando a distancia con touchpad incorporado. La compañía china completa así un ecosistema tecnológico equiparable a los de Apple o Samsung.

Comentarios

El nuevo móvil de Huawei no traerá las aplicaciones de Google instaladas