El petrolero británico Stena Impero sale de Irán tras más de dos meses retenido

El barco fue capturado el 19 de julio por la Guardia Revolucionaria en el estrecho de Ormuz supuestamente por incumplir las normas de navegación y provocó una crisis diplomática entre Teherán y Londres

El Stena Impero, que llevaba dos meses retenido en el puerto iraní de Bandar Abas
El Stena Impero, que llevaba dos meses retenido en el puerto iraní de Bandar Abas

Redacción

El petrolero de bandera británica Stena Impero partió este viernes del puerto de la ciudad iraní de Bandar Abas, donde estaba retenido desde el pasado julio, poniendo fin a una de las crisis entre Teherán y Londres

La Organización de Puertos y Navegación de la provincia de Hormozgan, cuya capital es Bandar Abas, anunció que el barco salió del puerto de Bandar Abas a las 09:00 hora local (5:30 GMT) y comenzó su ruta hacia aguas internacionales en el golfo Pérsico. El comandante y la tripulación del Stena Impero dieron su «compromiso formal y escrito de que no tienen ningún reclamo», a pesar de que el barco fue incautado, según el comunicado de la citada Organización.

El «Stena Impero» fue capturado el pasado 19 de julio por la Guardia Revolucionaria iraní en el estrecho de Ormuz por supuestamente incumplir las normas de navegación, algo que tanto Londres como la naviera negaron. Desde el pasado domingo se esperaba la partida del barco, ya que tanto la naviera sueca Stena Bulk como la Organización de Puertos y Navegación de Irán informaron de que se había dado la orden de liberarlo.

La detención del Stena Impero, con 23 tripulantes a bordo, se produjo dos semanas después de la incautación del superpetrolero iraní Grace 1 por la Marina británica cerca de la costa de Gibraltar. Gibraltar alegó que había sospechas de que ese superpetrolero transportaba crudo a Siria, país bajo sanciones de la Unión Europea, pero las autoridades iraníes lo calificaron de acto de piratería y amenazaron con tomar medidas de represalia.

El Grace 1, ahora Adrian Darya 1, fue liberado a mediados de agosto, aunque EE.UU. le impuso sanciones e incluso ofreció una recompensa a su capitán para que lo acercara a algún país dispuesto a detenerlo de nuevo.

Escalada de la tensión

La captura del Stena Impero provocó una crisis diplomática entre Teherán y Londres y una escalada de la tensión en el golfo Pérsico, donde se han registrado numerosos incidentes en los últimos meses.

Para garantizar la seguridad de la navegación en la zona, EE.UU. ha propuesto crear una coalición que Irán ve hostil a sus intereses, por lo que ha llamado por su parte a un acuerdo entre los países regionales sin interferencia estadounidense.

Comentarios

El petrolero británico Stena Impero sale de Irán tras más de dos meses retenido