Casado asume las exigencias de Revilla y promete un AVE «en plazo» para Cantabria

Fue el del PRC el único voto que había conseguido Sánchez en su investidura fallida

Pablo Casado, este jueves en Santoña
Pablo Casado, este jueves en Santoña

La Voz

El presidente del PP, Pablo Casado, hizo ayer en Cantabria un alto de la gira por España en que se ha convertido esta larguísima precampaña electoral.

La comunidad, donde gobiernan los regionalistas de Miguel Ángel Revilla, podría resultar clave en el juego de apoyos tras el 10N, ya que fue precisamente el partido de Revilla, el PRC, el único voto fuera de las filas socialistas que Pedro Sánchez obtuvo para su fallida investidura.

Por eso, y por el talante conservador del electorado cántabro, Casado se esforzó durante su visita por hacer toda clase de guiños a sus potenciales votantes. El presidente del PP hizo suyas las exigencias ya clásicas de Revilla y prometió que, si tras los comicios del 10 de noviembre se convierte en el nuevo presidente del Gobierno, cumplirá con la deuda pendiente con la financiación del hospital de Valdecilla y que el tren de alta velocidad llegará a Reinosa «en el plazo previsto» por el exministro de Fomento Íñigo de la Serna y con los «presupuestos consignados para ello».

«Yo quiero que, a partir de noviembre, haya un presidente del Gobierno que al menos sea un poco cántabro. En mi caso, una cuarta parte de mí es cántabra», dijo Casado durante su visita a Santoña, según recoge Europa Press. Allí, destacó a Santoña como «el mayor productor de anchoas del mundo» y se comprometió a defender el sector conservero y, en general, los intereses del sector primario en Cantabria en Europa. Por todo ello, Casado pidió la «confianza» de los cántabros en el PP de cara al 10N.

Comentarios

Casado asume las exigencias de Revilla y promete un AVE «en plazo» para Cantabria