Barcelona es la ciudad que más cocaína consume de Europa

En Santiago de Compostela el cannabis ocupa el primer puesto en cuanto a uso de sustancias


La Voz

Si le dicen que en su orina se han encontrado restos de benzolyecgonine es probable que no sepa de qué les están hablando. Se trata del metabolito de la cocaína, la drogas más consumida en España y el suroeste de Europa. Así lo confirma el macroestudio liderado por la gallega Iria González-Mariño, publicado en la revista Adiction. En él se analizan las tendencias espaciales y el uso de la anfetamina, mentanfetanima, el éxtasis y la cocaína a través de las aguas residuales. Sí, aquellas que trasladan su orina hasta las plantas depuradoras.

A pesar de tratarse de un estudio internacional -en el que participaron 120 ciudades de 37 países-, cuenta con representación gallega a través del análisis de las aguas residuales de Santiago de Compostela. «O cannabis, cuxos resultados non se publicaron neste estudo, é a droga máis consumida na cidade. Tras ela sitúase a cocaína, seguida do éxtasis e da metanfetamina, aínda que esta última presenta niveles moi baixos», explica José Benito Quintana, que coordina el grupo de Cromatografía e Quimiometría de la USC, cuya participación en el el macroestudio fue de gran relevancia.

No obstante, si hay un dato que les preocupa a todos los investigadores es el aumento de consumo de cocaína en todo el suroste europeo. «Pode haber dous motivos: ben que as persoas comezasen a consumir máis cantidade ou máis a miúdo, ben que aumentara a pureza da cocaína. Cremos que é unha combinación de ambos», aclara Benito.

De las cinco ciudades españolas que se analizaron para el estudio -Santiago, Barcelona, Castellón, Valencia y Madrid- la catalana es la que muestra un mayor consumo de todas las drogas, duplicando, en general, el de las otras ciudades. De hecho, Barcelona se sitúa en el primer puesto internacional de las urbes analizadas en cuanto a consumo de cocaína, por delante incluso de Zúrich (Suiza) o Amberes (Países Bajos).

Otras drogas

«Hemos observado que el uso de la droga cambia geográficamente», señala la autora. Así, los resultados del estudio muestran que el consumo de metanfetamina, aunque menor que el de las otras cuatro sustancias estimulantes consideradas, es especialmente elevado en países del Este-Eslovaquia, República Checa y el este de Alemania-. Preocupa que su popularidad se está expandiendo hacia el norte y centro de España, tal y como señalan los datos del estudio.

En Bélgica y Países Bajos es también notable que, además de la cocaína, se está registrando un alto consumo de anfetamina.

El sistema de medición

El análisis de aguas residuales permite monitorizar el consumo de drogas a nivel poblacional y a tiempo prácticamente real. De esta manera, a través de la concentración de la droga en la orina, se puede estimar la cantidad consumida por la población. «Gustaríanos que se implantase esta metodoloxía a nivel nacional para que estes análises os fixeran máis cidades españolas e cunha maior regularidade, como xa están a facer en Finlandia ou Australia», explica Benito. Su grupo de investigación está probando este mismo sistema para medir la exposición a contaminantes químicos de la población.

Comentarios

Barcelona es la ciudad que más cocaína consume de Europa