Lula acusa a los tribunales brasileños de «mentir« y «criminalizar a la izquierda»

COLPISA BRASIL

ACTUALIDAD

Hedeson Alves

El exsindicalista y anterior jefe del Ejecutivo afirma, al salir de prisión, que seguirá «luchando» para que el Gobierno de Bolsonaro «no siga entregando el país» con sus políticas liberales

09 nov 2019 . Actualizado a las 16:19 h.

 El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva pronunció este viernes, apenas liberado después de un año y medio en la cárcel, un combativo discurso en el cual denunció las orientaciones económicas liberales del Gobierno ultraderechista de Jair Bolsonaro. «Aparte de seguir luchando para mejorar la vida del pueblo brasileño, de luchar para que esos tipos no sigan entregando el país, quiero mostrar el lado mentiroso» de las instituciones judiciales que «trabajan para criminalizar a la izquierda», dijo el ex líder sindicalista y exjefe del anterior Ejecutivo de izquierdas ante centenares de fervorosos partidarios.

Actualmente, «el pueblo está pasando más hambre, está sin empleo, el pueblo trabaja para Uber o entregando pizzas en bicicleta», afirmó a las puertas de la sede de la Policía Federal de Curitiba, al sur del país. Allí se encontraba recluído desde abril de 2018, cumpliendo una pena de ocho años y diez meses de cárcel por corrupción pasiva (asimilable al delito de cohecho impropio en España) y lavado de dinero (blanqueo de capitales).

A la salida esperaban a este veterano dirigente político de 74 años los principales dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT) y también de varios movimientos sociales, así como los participantes del campamento que durante 580 días le deseó «buenos días» y «buenas noches» gritando hacia la ventana de la sala donde estaba recluido. En el mitin se mostró además por primera vez en público junto a su compañera sentimental, la socióloga Rosángela da Silva, con quien se abrazó, y reiteró que pretendía casarse con ella, como ya lo había hecho saber a través de allegados y en varias entrevistas en la cárcel.