Lambán y Page piden a Sánchez que se aleje de la «tan indeseable» ERC

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID | LA VOZ

ACTUALIDAD

DAVID ZORRAKINO | EUROPA PRESS

El PSOE y Esquerra celebran su tercer encuentro a hurtadillas para evitar a los CDR

10 dic 2019 . Actualizado a las 21:19 h.

PSOE y ERC concluyeron su tercera reunión oficial de cara a allanar la investidura de Pedro Sánchez, para la que resulta crucial la abstención de los independentistas, con la difusión de un comunicado conjunto en el que constatan «avances en la definición de los instrumentos necesarios para encauzar el conflicto político», término para referirse al desafío secesionista en Cataluña abrazado por Ferraz ya en el anterior encuentro y que vuelve a aparecer en la nota distribuida tras el encuentro de ayer.

Esquerra sigue reclamando una mesa de negociación «de igual a igual» entre el Gobierno central y el Ejecutivo autonómico en la que se aborde la celebración de una consulta por la independencia como requisito para inhibirse en la votación de investidura y permitir a Sánchez renovar en la Moncloa. El PSOE se remite a la comisión bilateral rescatada por Sánchez como el marco más adecuado para este diálogo entre Gobiernos, pero a Esquerra no acaba de convencerle y quiere más. Una posible solución apuntada ayer es la creación de una nueva comisión con el visto bueno de la mayoría de la Cámara Baja que se centre exclusivamente en la cuestión territorial.

La reunión de ayer se celebró medio a hurtadillas en la sede del Área Metropolitana de Barcelona, ubicada a siete kilómetros del centro de la Ciudad Condal, punto que no trascendió hasta que el encuentro estaba ya en su fase final. Un secretismo que tenía un doble objetivo: evitar a la prensa y, especialmente, dejar a los cedeerres sin margen para concentrarse a sus puertas y torpedearlo. Los autodenominados Comités de Defensa de la República tienen en su punto de mira a Esquerra, cuya sede amaneció ayer con una pintada advirtiendo que «la soberanía no se negocia».