Australia moviliza a 3.000 reservistas del ejército ante el avance de los incendios

Unos 4.000 residentes y turistas que permanecían atrapados en una playa desde Año Nuevo han podido ser evacuados


La Voz / Agencias

Australia movilizó este sábado a tres mil reservistas en una nueva jornada catastrófica de incendios forestales en el sureste del país, donde el número de víctimas se eleva ya a 22 y al menos seis personas están desaparecidas. Las próximas horas se prevén especialmente difíciles por el nuevo frente cálido y las altas temperaturas previstas, que podrían llegar hasta los 45 grados en el área donde se desarrollan los incendios de Tumbarumba y Tumut Batlow, en la frontera entre los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria.

Los fallecimientos tuvieron lugar en la isla Kangaroo, la tercera más grande del país, situada a 112 kilómetros de Adelaida, en el estado de Australia del Sur, donde alrededor 100.000 hectáreas quedaron calcinadas, la mayoría en el parque nacional Flinders Chase, hogar de 60.000 canguros, 50.000 koalas y otros animales en peligro, como informa Efe.

«Nos está costando un alto precio», dijo el primer ministro, Scott Morrison, al recordar a las víctimas y las más de 1.500 viviendas que se han calcinado en todo el país desde septiembre.

Morrison anunció el despliegue de los reservistas y del buque Adelaide para ayudar a la evacuación de afectados, la apertura de bases militares para alojar temporalmente a los damnificados y una partida de 20 millones austalianos (12,4 millones de euros) para alquilar cuatro hidroaviones, entre otros medios aéreos.

«Estamos poniendo más botas de las fuerzas de defensa sobre el terreno, más aviones en el cielo, más barcos en el mar y más camiones para apoyar la lucha contra los incendios y los esfuerzos de recuperación como parte de la respuesta coordinada por estos terribles fuegos», añadió el dirigente en su cuenta de Twitter.

Morrison hizo el anuncio tras semanas de críticas por su falta de respuesta a los incendios y al cambio climático, y tras encontrarse con el rechazo de vecinos en las zonas afectadas por las llamas que se negaron a darle la mano y lo insultaron.

Durante este sábado las temperaturas superaron los 40 grados en el sur de Australia, con máximas como los 48,9 grados en un barrio de la periferia de Sídney, mientras el viento soplaba con fuerza y cambiaba de dirección, lo que complicaba el trabajo de los bomberos.

En el estado de Victoria se declararon 73 nuevos focos que se sumaron a los 53 que ardían esta semana, la mayoría en su parte oriental, colindante con el estado de Nueva Gales del Sur, donde más de 3.000 bomberos combaten 150 fuegos.

A última hora de la tarde, había unos 25 focos activos para los que se elevó la alerta a nivel de emergencia en estos dos estados, que desde la Nochevieja sufren unos incendios que solo en los últimos seis días han causado diez muertos y han quemado medio millar de casas.

El calor y el viento llevaron a las autoridades de Victoria a declarar los días previos «condiciones catastróficas», el máximo nivel de alerta por incendios en el país, mientras que en Nueva Gales del Sur se advirtió a residentes de varias zonas que ya era «demasiado tarde para evacuar».

En la playa desde Año Nuevo

Los que sí pudieron ser evacuados fueron las 4.000 personas, entre residentes y turistas, que se encontraban atrapadas desde Año Nuevo en una playa de la localidad costera de Mallacoota, en Victoria, algunos de los cuales llegaron en las últimas horas a Melbourne a bordo de un barco de la Marina.

Miles de personas más se encuentran en centros de evacuación en diversos puntos del sur del país, como el instalado en un balneario de la localidad costera de Merimbula, en Nueva Gales del Sur, donde se encuentra la argentina Verónica Valderrama.

«Hay fuegos en el norte y en el sur, dependerá de los vientos», dijo a Valderrama, cuya casa en la localidad de Lochiel aun no se ha visto afectada por las llamas aunque destacó que «hay fuegos por todos lados y la gente está estresada».

Por su parte, la española María Andreu Martín, que vive con su marido y dos hijos pequeños en Bega, a unos 420 kilómetros al sur de Sídney, dijo a Efe que decidió irse el viernes a Camberra después de que el fuego la obligara a huir de un centro de acampada, al insistir en que «lo que te salva es siempre salir pronto». El incendio de Bega, en la costa sur, es especialmente vulnerable, ya que podría unirse a los declarados en Narooma y Bermagui para convertirse en el más grande de Australia.

Camberra, donde hoy la temperatura alcanza los 43 grados, tiene humo «pero no es ni la mitad de lo que hay allá abajo (en Bega)», aseguró la mujer, que añadió que su retorno a su ciudad dependerá de las condiciones. «Hay unos fuegos que están creciendo y la carretera está al lado», aseguró.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Australia moviliza a 3.000 reservistas del ejército ante el avance de los incendios