La carga viral: por qué el virus se ensaña con sanitarios y guardias civiles jóvenes

Al estar más expuestos al virus, los trabajadores en primera línea, independientemente de su edad, podrían tener una peor evolución ante un contagio


Redacción / La Voz

El pasado 19 de marzo, una enfermera de 52 años del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) se convertía en la primera víctima en España del coronavirus entre el personal sanitario. Un día antes se anunciaba también la primera baja entre los cuerpos de seguridad: un agente de la Guardia Civil, de 39 años, y sin patologías previas. Más allá de que la enfermedad puede afectar más a las personas mayores, los jóvenes «no son invulnerables» frente al coronavirus y hay muchas personas «con menos de 50 años que requieren ser hospitalizadas», advirtió en los últimos días el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Según explican algunos médicos, la mortalidad del nuevo virus en personas jóvenes y sin patologías, podría explicarse por lo que se conoce en la terminología médica como «carga viral» y por la que los trabajadores en primera línea están más expuestos.

Se trata de una medida cuantitativa que permite establecer «el número aproximado de copias del virus que hay en circulación en la sangre del individuo». Es decir, la cantidad de ese virus que entra en el organismo y que es uno de los factores que pueden potenciar la gravedad de la enfermedad.

Cuanto más alta sea la carga viral, más virus disemina

«La carga viral cuanto más alta sea, más transmisor es uno, más virus disemina e indudablemente también, cuanta más carga de virus, es decir, más número de virus nos infecten, mayor posibilidad de daño nos pueden ocasionar», explica el profesor emérito de Medicina Preventiva en la USC, Juan Gestal.

De esa forma, independientemente de la edad y a igual sistema inmune, si más cantidad de virus entra en el organismo, la evolución de la enfermedad puede ir a peor. Esa alta carga viral explicaría así que pacientes de entre 35 y 50 años, sin antecedentes de patologías, tengan que ser ingresados con neumonías bilaterales. 

«En las personas con factores de riesgo o incluso sin factores de riesgo, una carga viral muy alta puede provocar más daños»

El inmunólogo del Hospital Universitario de A Coruña, Ricardo Rojo, explica que esto podría deberse a que al ser un virus nuevo, es decir, un patógeno al que el sistema inmunológico nunca se ha enfrentado, «la respuesta adaptativa tiene una demora». Si esa respuesta con retardo se combina con una alta carga y reproducción del virus, puede que tenga mayores consecuencias en el organismo. «Es un virus de características novedosas y que la mayor parte de la población no sabe cómo defenderse», agrega el inmunólogo, que destaca la necesidad de tener un estilo de vida saludable ya que «cuanto mejor funcione nuestro sistema inmunológico nos vamos a defender antes del patógeno».

Además, en algunas personas, más allá de su edad, el sistema inmune da una respuesta exagerada que es la que ocasiona esos cuadros más graves de insuficiencia respiratoria. 

Asimismo, la posibilidad de que una persona se infecte, agrega Rojo, no depende tampoco de la edad, sino que, «quien más se infecta es quien tiene más contacto con otros». Es por eso que quienes deben trabajar en los sistemas sanitarios u otros servicios imprescindibles, son quienes podrían tener un mayor riesgo. De hecho, casi un 12 % de los casos de coronavirus en España, 3.910 según el último balance, conocido ayer, se corresponde con personal sanitario, que demandan al Estado medidas de protección para afrontar las «importantes carencias».

En ese sentido, agrega Gestal, los hospitales son un lugar de riesgo y «si el personal sanitario no utiliza las medidas de protección, o cuando no se sospechaba o ahora porque no tiene equipos de protección adecuados, está en un riesgo grande de contagiarse».

La alta presencia del virus encontrada en las muestra clínicas de infectados (entre 104 y 108 copias de genoma/ml por muestra nasofaríngea o de saliva) en los primeros días, dice un documento elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, explicaría además su «alta transmisibilidad». A lo que se suman aquellos que no tiene síntomas pero que tienen la misma cantidad de virus en el organismo y por tanto, son también potenciales transmisores del COVID-19.

De esa forma si se está en contacto, aun sin saberlo, con muchas personas que sean portadoras del virus, hay más posibilidad de que la carga del virus que entra en el organismo sea mayor. «No es lo mismo que te infecten millones de gérmenes, o eso multiplicarlo por un millón o por mil», explican los médicos y por lo que resaltan la importancia del distanciamiento social y de las medidas de cuarentena. 

«Los jóvenes se creen inmunes, pero el COVID-19 también va con ellos»

R. D. SEOANE

El responsable de las ucis del Chuac no descarta tener que habilitar nuevos espacios para los pacientes críticos

David Freire Moar es ucista. Lleva desde 1979 trabajando en el Chuac, donde es el jefe de los cuidados intensivos en la más intensa crisis sanitaria que se recuerda.

-¿Cómo están los pacientes?

-Los pacientes cuando ingresan con nosotros siempre están graves. Ingresan porque pensamos que van a tener necesidad de ventilación artificial. Generalmente tienen neumonía bilateral, hay que sedarlos y pueden aparecer múltiples complicaciones. Hay alguno que lleva con nosotros desde el principio que ha mejorado. También tenemos al paciente cero, de 49 años, que parece que va a mejorar. Pero hay otros enfermos que ya tenían patologías previas al coronavirus y que están más graves.

Seguir leyendo

Comentarios

La carga viral: por qué el virus se ensaña con sanitarios y guardias civiles jóvenes