¿Pueden los móviles ser el arma definitiva contra el coronavirus?

Patricia Calveiro Iglesias
P. Calveiro REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Ricardo Rubio - Europa Press

Corea del Sur consiguió controlar la curva con la ayuda de una aplicación, tecnología a la que recurren ahora otros países, y en España ya hay una versión paraoficial similar

09 abr 2020 . Actualizado a las 09:24 h.

El número de líneas móviles ya supera a la población mundial. ¿Y si fuera el aparato que llevan en el bolsillo millones de personas, jóvenes y mayores, la solución definitiva contra el coronavirus? Lo fue en el caso de Corea del Sur, que se apoyó en una aplicación para conseguir controlar la curva. Con más de 51 millones de habitantes, el país asiático marcó un precedente al implantar una app desarrollada por el Ministerio del Interior que permite tener localizados mediante el GPS del móvil y controlados a los infectados para que no se salten el confinamiento y evitar la propagación.

A medida que el COVID-19 se fue extendiendo por el planeta, otros países han recurrido a una app (parecida o no a la anterior) para hacer frente al nuevo virus. En China emplearon aplicaciones de rastreo mediante teléfonos móviles para localizar a los posibles contagiados, a través de una fórmula más lesiva que la anterior para la privacidad de las personas. Y el gobierno de Turquía anunciaba ayer que los pacientes afectados por el COVID-19 tendrán que instalar obligatoriamente una app en sus smartphones para comprobar que no abandonan sus domicilios y respetan las normas de aislamiento. Hay muchos otros ejemplos y en los últimos días han surgido cientos de aplicaciones, oficiales y no oficiales, relacionadas con el coronavirus.

El Gobierno de España lanzaba también su propia app contra el nuevo virus, llamada AsistenciaCOVID-19. En este caso, la geolocalización del usuario es opcional y la herramienta sirve fundamentalmente para la autoevaluación en el caso de que una persona crea tener síntomas. Por el momento, el servicio está disponible solo en cinco comunidades autónomas adheridas: Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura y Principado de Asturias.