¿Qué busca Putin en Libia?

Ignacio Ortega MOSCÚ / EFE

ACTUALIDAD

Un combatiente de las fuerzas de Haftar apunta a una imagen de Erdogan colgada de un blindado turco confiscado durante los combates en Trípoli
Un combatiente de las fuerzas de Haftar apunta a una imagen de Erdogan colgada de un blindado turco confiscado durante los combates en Trípoli Esam Omran Al-Fetori | Reuters

Su apoyo encubierto al mariscal Haftar, con aviones y mercenarios, busca recuperar la influencia perdida tras la caída de Gadafi

30 may 2020 . Actualizado a las 10:05 h.

Rusia aún no ha intervenido oficialmente en Libia, pero con su apoyo abierto y encubierto -aviones y mercenarios, según EE.UU. y fuentes independientes- al mariscal Jalifa Haftar, intenta recuperar la influencia que perdió en el norte de África con el derrocamiento de Muamar Gadafi en el 2011.

El presidente ruso, Vladimir Putin, «utiliza en Libia la misma tecnología que en Siria, aunque por ahora está perdiendo ante [el presidente turco, Recep Tayyip] Erdogan», explica Yulia Latínina, conocida comentarista política del periódico Nóvaya Gazeta exiliada en el extranjero. «El objetivo final es tener una herramienta de presión sobre Europa», sostuvo.

Cuando Putin era primer ministro en el 2011, el entonces presidente ruso, Dmitri Medvédev, no vetó en el Consejo de Seguridad de la ONU la creación de una zona de exclusión aérea en Libia, lo que dejó las manos libres a Occidente para derrocar a Gadafi.

Rusia, que acusó a EE.UU. y las potencias europeas de lanzar una «cruzada» en el país árabe, no solo perdió a su principal aliado en el Magreb desde tiempos de la Guerra Fría, sino también 4.000 millones de dólares en inversiones y contratos petrolíferos.

Aviones para Haftar

Desde entonces, Putin ha pergeñado una estrategia para restablecer los lazos históricos, políticos y militares con los países de la zona, en contrapeso a Occidente y al nuevo líder regional, Turquía.

De hecho, el comandante del Ejército de EE.UU. en África (Africom) denunció esta semana el despliegue de aviones rusos en territorio libio, algo que fue negado por diputados y senadores rusos, pero no por el Kremlin ni el Ministerio de Exteriores.

«Hemos podido seguir todo el recorrido de los aviones rusos. Desde la base de la Fuerza Aérea en Lípetsk, la escala en Irán, donde repostaron combustible, hasta la base rusa en Siria [Jmeimim] y después su llegada a Libia», señala Ruslán Levíev, director del equipo Conflict Intelligence Team, que investiga la presencia de militares rusos en el extranjero, sea el Donbás, Siria, Sudán o Libia.

Levíev, que colaboró con el portal Bellingcat en la identificación de los sospechosos en el caso Skripal, aseguró que hay imágenes de satélite de los Mig-29 y los Su-24, a los que hay que sumar fotos de esos cazas rusos en tierra en aeródromos bajo control de Haftar.