«He engordado de no comer»

ACTUALIDAD

La báscula no engaña y aunque estés empeñado en decir que apenas cenas y que casi no comes, los kilos están ahí. Los malos hábitos, el desorden en la dieta, la falta de ejercicio y, sobre todo, la ingesta calórica de esos pocos alimentos que le metes a tu cuerpo son la clave. Los expertos te dicen dónde está tu error

14 ene 2021 . Actualizado a las 09:51 h.

Si eres de los que presumías de que no necesitabas báscula porque tu peso siempre estaba en equilibrio y después de las vacaciones y el confinamiento te has visto en el espejo como el doble de ti mismo, has caído en buenas manos, porque te vamos a ayudar a ser el que eras. Es posible que en tu mentalidad saludable pensases que no podías coger kilos porque apenas comes, te tomas el yogur nada más llegar a casa después del trabajo, un poquito de ensalada de aguacate, una tosta con tomate y, voilà, piensas que sin haber apenas ingerido grandes cantidades de comida a lo largo del día no puedes subir de peso.

Pues es todo lo contrario. Al menos así nos lo confirma Saúl Sánchez, nutricionista de la DéporClínica, que reconoce que mucha gente cuando se plantea variar la alimentación para hacer dieta, suele escoger mal los alimentos. «Eligen un volumen bajo, pero supercalórico, con un aporte energético que desbalancea el metabolismo». «Y hay también quienes tienen un concepto erróneo acerca de lo que es saludable o no, porque ven que en las pirámides nutricionales se recomienda la pasta diariamente, y está comprobado que este plato, así como el pan, no son saludables». «La pasta puede producir un efecto negativo sobre la salud metabólica sobrecargando órganos como el hígado y provocando una ganancia de peso, aunque hablemos de una pequeña porción. Nos referimos, claro, a personas que no son deportistas y que no tienen un sobreesfuerzo físico para quemar esos alimentos», explica Sánchez.

«En mi consulta -apunta la nutricionista Ana Golpe- escucho muchas veces la frase: ‘Es que yo como muy poco, no sé cómo he engordado'; y es cierto, hay personas que confunden los conceptos ‘poca cantidad' con ‘aporte calórico', porque nuestro cuerpo enseguida puede convertir esa poca comida en mucha cantidad de gramos». «Tú puedes comerte un bombón, que es pequeñito, pero tu cuerpo lo va a transformar en gramos; entonces, por muy poco que comas, si no lo haces bien, vas a engordar, y además estás comiendo muy mal».