El terrorista ofreció unos 300 euros a dos escolares por identificar al profesor francés asesinado

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Macron ante el féretro del profesor asesinado el pasado viernes por un islamista
Macron ante el féretro del profesor asesinado el pasado viernes por un islamista

Francia rinde homenaje al maestro como símbolo de la defensa del laicismo de la República gala

22 oct 2020 . Actualizado a las 08:43 h.

En el día en que Francia rinde homenaje al profesor de Geografía e Historia Samuel Paty, decapitado el pasado viernes por un terrorista a pocos metros del instituto de la periferia de París donde daba clase, el fiscal antiterrorista anunció que dos escolares de 14 y 15 años están siendo investigados como cómplices del asesinato. El islamista radical, Abdullakh Anzorov, ofreció a los dos menores entre 300 y 350 euros a cambio de que señalaran quién era el profesor que había mostrado las caricaturas de Mahoma en una clase sobre libertad de expresión, según anunció este miércoles a la prensa el fiscal antiterrorista francés, Jean-François Ricard. La identificación de la víctima «solo fue posible por la intervención de los alumnos», recalcó.

El asesino, un refugiado ruso de 18 años y origen checheno, fue al instituto la tarde del crimen y explicó a los jóvenes que necesitaba identificar al profesor para obligarle a pedir perdón por haber enseñado las caricaturas, «humillarle» y golpearle. Desde que llegó al instituto de Conflans Sainte Honorine hacia las 14.00 horas del viernes hasta que uno de los adolescentes identificó a Paty al salir pasaron tres horas, detalló el fiscal, que añadió que entre sus cómplices también figuran dos personas que le acompañaron a comprar un cuchillo y un arma de aire comprimido. El terrorista murió pocos minutos después por disparos de la policía.

Los dos menores están entre las siete personas enviadas al tribunal de instrucción por «complicidad en asesinato y asociación criminal terrorista», anunció Ricard. También están Brahim C., el padre de una alumna que inició la movilización en las redes sociales contra el profesor Paty, y el activista radical Abdelhakim Sefrioui, que figura en el llamado «fichero S» de personas susceptibles de representar un peligro para la seguridad del Estado por su radicalización