El terrorista ofreció unos 300 euros a dos escolares por identificar al profesor francés asesinado

Francia rinde homenaje al maestro como símbolo de la defensa del laicismo de la República gala

Macron ante el féretro del profesor asesinado el pasado viernes por un islamista
Macron ante el féretro del profesor asesinado el pasado viernes por un islamista

Redacción

En el día en que Francia rinde homenaje al profesor de Geografía e Historia Samuel Paty, decapitado el pasado viernes por un terrorista a pocos metros del instituto de la periferia de París donde daba clase, el fiscal antiterrorista anunció que dos escolares de 14 y 15 años están siendo investigados como cómplices del asesinato. El islamista radical, Abdullakh Anzorov, ofreció a los dos menores entre 300 y 350 euros a cambio de que señalaran quién era el profesor que había mostrado las caricaturas de Mahoma en una clase sobre libertad de expresión, según anunció este miércoles a la prensa el fiscal antiterrorista francés, Jean-François Ricard. La identificación de la víctima «solo fue posible por la intervención de los alumnos», recalcó.

El asesino, un refugiado ruso de 18 años y origen checheno, fue al instituto la tarde del crimen y explicó a los jóvenes que necesitaba identificar al profesor para obligarle a pedir perdón por haber enseñado las caricaturas, «humillarle» y golpearle. Desde que llegó al instituto de Conflans Sainte Honorine hacia las 14.00 horas del viernes hasta que uno de los adolescentes identificó a Paty al salir pasaron tres horas, detalló el fiscal, que añadió que entre sus cómplices también figuran dos personas que le acompañaron a comprar un cuchillo y un arma de aire comprimido. El terrorista murió pocos minutos después por disparos de la policía.

Los dos menores están entre las siete personas enviadas al tribunal de instrucción por «complicidad en asesinato y asociación criminal terrorista», anunció Ricard. También están Brahim C., el padre de una alumna que inició la movilización en las redes sociales contra el profesor Paty, y el activista radical Abdelhakim Sefrioui, que figura en el llamado «fichero S» de personas susceptibles de representar un peligro para la seguridad del Estado por su radicalización

El fiscal señaló este miércoles que hay una relación «directa» entre la serie de críticas en las redes sociales enviadas por el padre de la alumna y el asesinato del profesor. El fiscal consideró que Anzorov se inspiró «directamente» en sus mensajes y destacó que uno y otro estuvieron en contacto, «tanto por mensaje como por teléfono», varias veces entre el 9 y el 13 de octubre, tres días antes de que el asesino pasara a la acción. También apunta que la investigación ha demostrado que la controversia iniciada por [Brahim C.] se basó en hechos inexactos, ya que su hija ni siquiera asistió a la clase de educación cívica de  Paty.

El fiscal señaló que este ataque se inscribe en un contexto de amenazas de asesinato lanzadas después de que la revista Charlie Hebdo volviera a publicar las caricaturas del profeta antes de la apertura en septiembre del juicio por el atentado de enero del 2015 precisamente por haber difundido esas viñetas. Jean-François Ricard mencionó en particular el ataque perpetrado el 25 de septiembre frente la antigua sede de la revista y tres comunicaciones de Al Qaida y su filial yemení llamando a matar a todo el relacionado con las caricaturas.

 Uno de los medios que por solidaridad con Hebdo ha hecho públicas esas caricaturas en estos últimos días para solidarizarse con ese semanal, La Nouvelle République, ha recibido mensajes amenazantes.

Homenaje nacional

El presidente Emmanuel Macron aseguró este miércoles en el homenaje nacional al profesor decapitado que Francia «no renunciará a las caricaturas» y proseguirá «el combate por la libertad» que Samuel Paty encarnaba, informa Efe.

«Defenderemos el laicismo. Y la libertad que enseñabas tan bien. No renunciaremos a caricaturas ni a las ilustraciones», dijo Macron en una ceremonia celebrada en el patio de honor de la universidad parisina de la Sorbona, «lugar del humanismo» y del «saber universal».

El féretro fue portado a hombros por la Guardia Nacional Republicana, mientras a petición de la familia sonó la canción One, de U2, y fue despedido también con La Marsellesa, himno nacional que entonaron muchos ciudadanos congregados en las puertas de esa institución.

El acto, breve y muy solemne, destacó en palabras de Macron que Paty fue asesinado «porque decidió enseñar a sus alumnos a convertirse en ciudadanos, asumir sus deberes y las libertades para ejercerlos».

El profesor, que recibió a título póstumo la Legión de Honor, la mayor condecoración francesa, ha pasado a encarnar según el presidente «el rostro del combate por la libertad y la razón», una lucha que Macron avanzó que continuará en su nombre «porque es más necesaria que nunca».

 Ofensiva contra asociaciones radicales

El presidente Emmanuel Macron adelantó el martes que este miércoles se aprobaría en el Consejo de Ministros la disolución del colectivo propalestino Cheikh Yassine por estar «directamente implicado» en este atentado islamista. Cheikh Yassine fue fundado por el militante islamista radical Abdelhakim Sefrioui, informa Colpisa.

Sefrioui acompañó al padre de una alumna a ver a la directora del colegio donde enseñaba Samuel Paty para quejarse porque el profesor había enseñado a su clase las caricaturas de Mahoma. Juntos hicieron después un video arremetiendo contra el profesor que divulgaron en las redes sociales y se hizo viral. 

El ministro de Interior, Gérald Darmanin, anunció el lunes que el Gobierno quiere disolver varias organizaciones que considera «enemigas de la República», entre ellas el Colectivo contra la Islamofobia en Francia (CCIF) y la ONG musulmana Baraka City. El CCIF, creada en el año 2000, se presenta como una asociación en defensa de los derechos humanos cuya misión es combatir la islamofobia. Pero muchos en Francia la consideran «el caballo de Troya» de islamismo, según el semanario Le Nouvel Obs. Algunos incluso le acusan de estar vinculada con los Hermanos Musulmanes, lo que ellos niegan.

Bajo sospecha

El CCIF asegura que ellos no tienen «nada que ver con la campaña de acoso que llevó al vil atentado de Conflans-Sainte-Honorine». Explican que el padre de la alumna les contactó para que se abriera un expediente por discriminación, basándose en el hecho de que el profesor Paty habría pedido a los alumnos musulmanes salir del aula en el curso de libertad de expresión en el que enseñó las caricaturas de Mahoma. Esta asociación asegura que ellos le pidieron al padre que retirara inmediatamente el vídeo y dejara de hablar de este asunto hasta que alguien de la organización se pusiera en contacto con él. El profesor fue decapitado antes de que pudieran hacerlo.

En el punto de vista del ministro de Interior también está la organización de ayuda humanitaria islámica Baraka City, que hace obras caritativas en los barrios populares con una fuerte inmigración y es muy activa en las redes sociales. Cercana a los salafistas, está fundada por Idriss Sihamedi, también incluido en el «fichero S» por ser susceptible de radicalización. Los responsables de esta ONG aseguran que «no ha cometido ningún acto ilegal que justifique su disolución.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El terrorista ofreció unos 300 euros a dos escolares por identificar al profesor francés asesinado