¿Por qué en Estocolmo?

La novedad que supone la violencia yihadista es de tal calibre que el país todavía carece de un lenguaje propio para expresar sus emociones frente a ella