El Constitucional alemán frena la ratificación del fondo de recuperación europeo

Las dudas sobre su legalidad podrían posponer el desembolso de las ayudas más allá del verano


Redacción / La Voz

El Constitucional alemán lo ha vuelto a hacer. En mayo de 2020 intentó dinamitar el programa de compra de deuda pública del Banco Central Europeo (BCE) ,cuestionando la participación de Alemania, y hoy ha obligado al Gobierno de Angela Merkel a echar el freno al calendario de desembolso de los fondos de recuperación Next Generation EU (750.000 millones), que necesitan las economías más golpeadas del euro, como la española y la italiana, para levantar cabeza y compensar las brechas entre sus empresas y sus vecinas germanas. 

Los jueces del Alto Tribunal solicitaron este viernes al presidente del país, Frank-Walter Steinmeier, que detenga la firma de la Decisión de Recursos Propios de la UE, una herramienta que le serviría a la Comisión Europea para ir a los mercados a emitir deuda con la que financiar el fondo, cuyas ayudas se inyectarán a los Estados (alrededor de 140.000 millones disponibles para España, 72.000 de ellos a fondo perdido) una vez que estos presenten y consigan el aval a sus planes de inversiones y reformas. 

¿Qué ha motivado esta decisión? Los jueces han admitido un recurso presentado por un grupo de ciudadanos que cuestionan la legalidad de ese fondo que permite, en cierto modo, mutualizar la deuda. Como ocurrió con el programa de compra del BCE, se oponen a que los organismos o instituciones del euro asuman riesgos para avalar a otras economías más frágiles. En su momento, el expresidente del BCE, Mario Draghi, explicó que la inyección de dinero barata a las economías que salieron más debilitadas de la última crisis era la única alternativa posible y efectiva para alcanzar el objetivo principal del BCE: estabilizar los precios. Así lo entendió también el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en el 2018, pero el Tribunal Constitucional alemán optó el año pasado por desafiar la autoridad de los jueces europeos, una actitud que le acarreó duras críticas en Luxemburgo, Berlín, en Bruselas y hasta en el propio banco central alemán, comandado por el ultraortodoxo Jens Weidman

¿Qué puede acarrear este nuevo obstáculo? Hasta el momento solo 13 de los 27 países de la UE han ratificado la Decisión de Recursos Propios. Y si la Comisión Europea esperaba empezar a desembolsar las ayudas a principios de verano, es muy probable que esta nueva zancadilla jurídica de los jueces alemanes retrase a después del verano la inyección de los fondos. El Banco de España es más pesimista. En sus últimas previsiones reconoció que no espera ver un euro de la UE hasta el 2022

El calendario para recibir las ayudas europeas impacienta a las empresas

C. Porteiro
POOL

El Gobierno español se comprometió a adelantar 27.000 millones de esos fondos en el 2021

Existen, pero nadie las ha visto. Las ayudas europeas del Next Generation EU (programa que reservó inicialmente a España 72.000 millones de euros en subvenciones y 68.000 en préstamos) han tomado forma sobre el papel, pero ni siquiera se ha asignado el primer euro desde que en julio de 2020 se acordó el paquete. Para desesperación de las empresas, que necesitan acometer inversiones para adaptarse al nuevo mercado pospandémico. La pregunta que se hacen todas es: ¿cuándo recibiremos los fondos?

Si de la UE dependiera, no llegarían a España hasta el 2022, según reconoció esta semana el Banco de España. Los plazos se han acelerado, pero no lo suficiente para lo que hay en juego. El principal obstáculo sigue siendo la ratificación por parte de los Veintisiete de la decisión de recursos propios, algo que solía llevar más de dos años. Sin ella, la Comisión Europea no puede salir a los mercados a financiar el fondo. A 18 de marzo, solo 13 países lo habían hecho, entre ellos España.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El Constitucional alemán frena la ratificación del fondo de recuperación europeo