Magnetismo y altas temperaturas, un tratamiento experimental para el cáncer de páncreas

redacción LA VOZ

ACTUALIDAD

Unizar

Investigadores españoles han probado en un modelo de ratón que la terapia estimula las defensas y frena el crecimiento tumoral en uno de los cánceres de peor pronóstico

25 may 2021 . Actualizado a las 18:25 h.

La hipertermia magnética es un tratamiento experimental antitumoral en el que se emplean nanopartículas magnéticas que generan calor al ser expuestas a un campo magnético alterno externo inocuo para los tejidos y podría ser útil para el cáncer de páncreas.

Para avanzar en esta línea, investigadores del Instituto de Nanociencia y Materiales de Aragón (INMA), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Zaragoza, y del CIBER de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN), han estudiado varios parámetros críticos en su efectividad, detectando un aumento de la respuesta inmune en los modelos animales y una mayor inhibición del crecimiento tumoral.

Este trabajo, publicado en la revista ACS Applied Materials and Interfaces, estudió la hipertermia magnética en cáncer de páncreas, por la peculiaridad de este tipo de cáncer de tener una matriz extratumoral muy densa que dificulta la llegada de los fármacos en tratamientos convencionales.

«La hipertermia magnética es de especial interés en este tipo de tumores porque puede tener un efecto dual, ayudando a la matriz extracelular a ser más permeable, y, provocando la muerte de las células tumorales. La sinergia de este tratamiento con terapias convencionales podría resultar de gran relevancia», explica Laura Asín, investigadora del CIBER-BBN en el Instituto de Nanociencia y Materiales de Aragón (INMA, CSIC-UNIZAR).

Estos experimentos se llevaron a cabo usando distintos tipos de modelos biológicos: con modelos celulares 3D basados en geles de colágeno, donde se alojan las células de cáncer de páncreas, se optimizaron las condiciones del campo magnético alterno para obtener la máxima muerte celular posible. A continuación, se realizaron experimentos en un modelo de ratón de cáncer de páncreas, demostrando, de forma preliminar, que el tratamiento de hipertermia magnética es capaz de estimular la producción de moléculas relacionadas con la activación de la respuesta inmune.

Para Valeria Grazú, investigadora del CIBER-BBN y del INMA y participante en el trabajo, «la activación de las propias defensas del individuo tratado con hipertermia magnética podría suponer una gran ventaja ya que aportaría una respuesta antitumoral extra con la que combatir las células tumorales».

Se distribuyen de manera impredecible y heterogénea

En este tratamiento, las nanopartículas magnéticas se inyectan directamente en el tumor, para asegurar su presencia en mayores cantidades en esa zona, y, obtener una mejor respuesta. En este sentido, uno de los avances más novedosos y relevantes de este trabajo es que las nanopartículas magnéticas presentan una bio-distribución impredecible y heterogénea en los animales.

En algunos ratones se detectó la presencia de estas nanopartículas en órganos como el bazo y el hígado, mientras que en otros casos los niveles fueron indetectables y se mantuvieron principalmente en el tumor. La diferencia en la bio-distribución podría estar relacionada con la efectividad del tratamiento, ya que en los animales que presentaban mayor carga de nanopartículas en el tumor este creció menos.