España tiene reservas de gas para sobrevivir durante 40 días

f. fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Issei Kato

El suministro de combustible está garantizado, según Enagás, pero el cierre de uno de los dos gasoductos con Argelia encarecerá aún más el producto porque tendrá que llegar por barco

02 nov 2021 . Actualizado a las 09:53 h.

España lleva años embarcada en la transición energética. Años de preparativos para llenar el país de tecnologías renovables (eólica y fotovoltaica, sobre todo) y cerrar las centrales que queman combustibles fósiles y emiten dióxido de carbono (carbón, sobre todo, pero también gas natural) y también las nucleares, que no generan CO2, pero sí unos residuos radiactivos altamente tóxicos durante cientos de años.

El plan es forzar el cambio de modelo energético por fases hasta alcanzar el 2050, cuando en el país ya no habrá emisiones de gases de efecto invernadero que valgan. La instalación de renovables no cesa, está en marcha desde hace dos décadas, y se completará con el desarrollo de sistemas de almacenamiento de energía para guardarla cuando no haya viento o sol -el talón de Aquiles de estas tecnologías, limpias, pero imprevisibles-; el carbón casi es historia; y las nucleares cerrarán entre el 2027 y el 2035. Pero el gas seguirá ahí, como mínimo hasta el 2030, desempeñando un papel protagonista en la película eléctrica del futuro: el de guardaespaldas de las renovables, el que garantiza que en España no haya apagones. Y el país lleva años preparándose para funcionar con ese hidrocarburo de respaldo. Cuenta con más de sesenta centrales eléctricas de ciclo combinado (funcionan con ese combustible), dos de ellas en Galicia; y seis plantas regasificadoras, una en la comunidad, que suponen casi un tercio de la capacidad total de recepción de gas natural licuado (el que llega por barco) de Europa, según datos del sector.

El gas natural, por tanto, será imprescindible para garantizar la seguridad de suministro de electricidad. Pero es que ya lo es ahora, más desde que en el 2020 haya desaparecido casi todo el parque de centrales de carbón (queda operativa la de Endesa en As Pontes, a punto de arrancar de nuevo temporalmente, y una de EDP en Asturias).