Los agricultores estudian reducir oferta para ajustar costes si no suben los precios

J. A. Bravo MADRID

ACTUALIDAD

David Fernández

Algunas producciones se han recortado ya un 10%, frente al 30% que se han encarecido sus insumos, y se enfrentan al riesgo de tener que echar el cierre

28 nov 2021 . Actualizado a las 23:16 h.

El campo español lleva semanas sufriendo «una tormenta perfecta» _con costes de producción disparados y grandes diferencias de precios en la cadena alimentaria de muy difícil justificación_ que nada tiene que ver con las inclemencias climatológicas que vive el país. La situación es «especialmente grave» y por eso sus tres principales asociaciones representativas hacen frente común para movilizarse.

Durante diciembre _también del 20 al 22, coincidiendo con la huelga patronal de transportistas_ se dejarán ver con diversos actos que culminarían en una gran manifestación en Madrid. ¿Y qué reclaman? «Nos concentramos para pedir precios justos», afirma Andrés Góngora, delegado de la ejecutiva de COAG para frutas y hortalizas. «No venimos a pedir ayudas _decía el miércoles en una de esas protestas_, queremos que se nos pague lo justo para cubrir los costes de producción y vivir dignamente».

Una reivindicación que, sobre el papel, parece simple y lógica. Pero, en la práctica, las cifras del mercado convierten su demanda esencial en casi la cuadratura de un círculo que el Gobierno se comprometió a lograr. El vehículo era la reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria y gracias a ello, y no en menor medida los rigores de la pandemia, se apaciguaron los ánimos del campo que entre enero y febrero del 2020 había vuelto a salir a la calle.