Elena Huelva sufre sarcoma de Ewing: «Con 16 años piensas que no te va a pasar nada, y de repente, te detectan cáncer»

ACTUALIDAD

La historia de esta sevillana ha dado la vuelta a Instagram. Hace casi tres años que le detectaron un cáncer, y la manera que tiene de afrontarlo solo despierta admiración. «Mis ganas ganan», repite constantemente, y por fin, es así

21 feb 2022 . Actualizado a las 15:57 h.

A los 15 años, uno tiene la vida por delante, está como quien dice empezando a vivir sus propias experiencias y a descubrir mundo por si mismo. Elena Huelva (Sevilla, 2002) estaba en ello. Era, y es, una joven feliz que cursaba 4.º de ESO, y que tenía muchos planes por delante. Hasta que un buen día todo quedó en un segundo plano. «Con 16 años te piensas que no te va a pasar nada, y de repente te cambia la vida de un día para otro», confiesa. A ella le cambió, y tanto, hace casi tres años. Todo empezó con un dolor en la pierna derecha. Le decían que era ciática y fue aguantando. Así estuvo meses, hasta que dio con un traumatólogo que le dijo: «Será ciática, pero vamos a hacer una resonancia». Ahí se vio todo. Como un jarro de agua fría, cayó el diagnóstico: sarcoma de Ewing con metástasis en los pulmones, «poco frecuente, pero más de lo que pensamos», apunta.

 «No me imaginaba que me iba a pasar a mí —continúa—, pero cuando vi tantas pruebas, algo me empecé a oler, pero como lejano, de ‘puede ser', pero no me lo llegué a imaginar del todo». Empezó entonces un circuito médico de pruebas y biopsias, que derivó en quimioterapia. Casi no había asimilado el mazazo cuando recibió el primer ciclo.

Los primeros meses vivió la enfermedad rodeada de los suyos, pero a finales del 2019, cuando estaba casi terminando el primer tratamiento, decidió hacerla pública a través de Instagram, donde cuenta con una prole de enfermeros pendientes de ella las 24 horas al día. «Empecé a enseñar lo que me pasaba porque me apetecía que la gente viera esa realidad. Al principio, ayudaba a personas, porque así me lo decían, pero al final también me están ayudando ellos a mí. Es algo muy bonito», dice.