Feijoo consolida el nuevo ciclo electoral y su apuesta por la moderación del PP

Luís Pousa Rodríguez
Luís Pousa REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Pedro Sánchez, el pasado 11 de junio, en un mitin en Cártama (Málaga)
Pedro Sánchez, el pasado 11 de junio, en un mitin en Cártama (Málaga) Álex Zea | EUROPAPRESS

Sánchez fracasa con su apuesta personal por Espadas y el PSOE se despide de su histórico granero de votos

20 jun 2022 . Actualizado a las 12:42 h.

La mayoría absoluta de  Juanma Moreno Bonilla tiene un impacto directo en la escena política nacional, donde el triunfo del popular repercute de lleno en las estrategias del PP y del PSOE de cara a las citas electorales del 2023. El próximo año se celebrarán en mayo municipales y autonómicas en 12 comunidades (todas, salvo Galicia, Cataluña, País Vasco, Castilla y León y Andalucía) y generales, entre noviembre y diciembre, siempre que se agote la legislatura. Los grandes partidos tratan ahora de interpretar qué repercusión tendrá entonces lo ocurrido el 19J.  

Partido Popular

Feijoo consolida el nuevo ciclo electoral. Andalucía consolida el nuevo ciclo electoral que se inició en mayo del 2021 con la victoria de Isabel Díaz Ayuso en Madrid y continuó el pasado febrero con el triunfo de Alfonso Fernández Mañueco en Castilla y León. Hace un año, Alberto Núñez Feijoo no era todavía el líder nacional del PP, y en el caso de Castilla y León, las negociaciones para formar un Gobierno de coalición con Vox llegaron en pleno proceso sucesorio en Génova, tras la dimisión de Pablo Casado. Pero la campaña andaluza ya llevó el sello de Feijoo, que coincide con Moreno en la línea de moderación y también aspira a gobernar sin Vox. El resultado de Andalucía permite ahora al presidente del PP desmarcarse de los sectores más duros del partido y relanzar su propuesta de llegar a la Moncloa sin tener que apoyarse en los escaños de Santiago Abascal.  

Partido Socialista

Apuesta personal fallida y adiós al granero del PSOE. La derrota de Juan Espadas es en gran parte una derrota del propio Pedro Sánchez. La candidatura del exalcalde de Sevilla fue una apuesta personal del presidente del Gobierno, que promovió las primarias para forzar la salida de Susana Díaz, y la campaña socialista se dirigió desde Ferraz. Pero, más allá de la debacle autonómica, la gran preocupación de la cúpula del PSOE es cómo puede trasladarse este movimiento a los votos de la comunidad en las próximas legislativas. Tradicionalmente, el PSOE cimentaba sus mayorías en el Congreso en la ventaja que sacaba al PP en Cataluña y Andalucía, por lo que el éxito del estilo sosegado de Moreno inquieta en Ferraz, que teme que Feijoo lo replique en las generales en su antiguo granero de votos.