Italia busca el apoyo de España para que la Alianza refuerce su flanco sur

V. Saini VENECIA / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Fotografía de una vecina del Barrio Chino de la provincia de Nador, fronterizo con Melilla, tomada durante el asalto de cientos de emigrantes subsaharianos a la valla.
Fotografía de una vecina del Barrio Chino de la provincia de Nador, fronterizo con Melilla, tomada durante el asalto de cientos de emigrantes subsaharianos a la valla. Stringer | EFE

Pretende evitar nuevas oleadas migratorias por el aumento del precio de los cereales que está afectando a los países africanos

03 jul 2022 . Actualizado a las 09:08 h.

La invasión rusa de Ucrania, históricamente el granero del mundo, y las sanciones a las exportaciones rusas corren el riesgo de desestabilizar aún más Oriente Medio y África: el aumento de los precios de los cereales está afectando duramente a los países africanos más pobres, lo cual podría contribuir a desencadenar nuevas oleadas migratorias. Esta perspectiva preocupa al gobierno italiano. Según declaró el ministro de Defensa, Lorenzo Guerini recientemente, la guerra en Ucrania «representa una insidiosa amenaza para la estabilidad internacional, pero también tiene indudables repercusiones en el Mediterráneo».

Las trágicas imágenes del asalto a la valla fronteriza de Melilla del viernes pasado, en el que al menos 23 migrantes perdieron la vida, fueron emitidas por todos los canales de noticias italianos, y conmocionaron a la población. El país transalpino es destino de ingentes flujos migratorios desde hace años, y dos de sus tres mayores partidos (la Liga de Matteo Salvini y Hermanos de Italia de Giorgia Meloni, ambos de derechas) acostumbran a denunciar los peligros de las que definen como «invasiones migratorias», y a reclamar medidas mucho más contundentes contra la inmigración ilegal.

Italia considera que es crucial garantizar más estabilidad en África y Oriente Medio, y que la OTAN debería dedicar mucha más atención no solo al flanco este, sino también al sur. El gobierno liderado por Mario Draghi ha demostrado estar dispuesto a contribuir a la defensa de los países más expuestos a la amenaza rusa enviando aviones a Rumanía y soldados a Letonia (y más aviones de combate a Islandia). Pero considera que la OTAN está descuidando lo que define como el «Mediterráneo ampliado», que llega hasta el Golfo Pérsico y el Golfo de Guinea.