Rufián presume de quitar «el juguete» de la sedición a «los jueces fascistas»

La Voz REDACCIÓN / AGENCIAS

ACTUALIDAD

Gabriel Rufián, durante un momento del debate
Gabriel Rufián, durante un momento del debate Kiko Huesca | EFE

El portavoz de ERC en el Congreso pide a Junts que no se «enfade» tanto y que «ayude» para acabar con lo que consideran represión a los líderes del «procés»

25 nov 2022 . Actualizado a las 19:44 h.

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, se ha jactado este jueves por la noche de haber «quitado el juguete» de la sedición a los que llama «jueces fiscales» y ha pedido a Junts que no se «enfade» tanto y «ayude» para acabar con lo que consideran represión a los líderes del procés.

La sedición empezó a despedirse este jueves del Código Penal con los votos a favor del PSOE y Unidas Podemos, de sus aliados nacionalistas de Esquerra, PNV y EH Bildu y de las formaciones minoritarias del llamado bloque de la investidura. 187 diputados dieron así luz verde en el Congreso al primer trámite de la reforma legal que derogará la sedición para sustituirla por un delito de «desórdenes públicos agravados».

«Votar no es delito, se pongan como se pongan», dijo Rufián durante el debate. Además ha negado que esta reforma sea «una concesión a ERC» o al independentismo y ha defendido que es una «concesión a la democracia» para que España deje de «hacer el ridículo en Europa», según recoge Europa Press.

El portavoz se ha quejado que desde que se anunció el acuerdo sobre este texto a los dirigentes de ERC les ponen «declaraciones gente el PSOE haciendo de gente del PSOE» y ha incidido en que su formación no puede «cambiar al PSOE» para que deje de hacer lo que lleva haciendo desde hace 40 años.

«Tampoco podemos cambiar al Poder Judicial español, no podemos porque es un problema endémico de este país, solo podemos aspirar a ponérselo un poco más difícil al juez o jueza facha de turno», ha asumido, congratulándose, en este sentido, de haber «quitado el juguete a los jueces fascistas eliminando un instrumento decimonónico».

«Y a quien no le guste el trabajo de ERC, si comparte un mínimo de valores con nosotros que ayude, que ayude porque no somos críticos de cine viendo una película, somos políticos que tenemos que formar parte de la solución, no del problema. Hay gente que está muy enfadada, pero no tenemos derecho a estarlo, estamos aquí para intentar solucionarle la vida a la gente», ha dicho, según informa Europa Press.

La postura de Junts y el PDeCAT

Previamente, el diputado de Junts Josep Pagès había sido muy crítico con una iniciativa que considera que «parte del supuesto falso» de que el procés fueron «hechos delictivos» como, a su juicio, ya ha demostrado la Justicia europea.

En su opinión, la reforma 'Sánchez-Aragonés' -como la ha bautizado en referencia a los presidentes del Gobierno central y de la Generalitat- es una «solución a la carta que salva a unos pocos» pero «condena a miles de represaliados» y persigue sentar ante la Justicia española a Carles Puigdemont resolviendo, de paso, «el ridículo» que hizo el juez Pablo Llarena «con las euroórdenes».

«No vamos a ser los tontos útiles que avalen esta especie de sedición impropia», ha proclamado, denunciando que la reforma no es más que la «supresión parcial» de la sedición y que esconde una «contrapartida inasumible» como es la «criminalización de la protesta» a través del nuevo delito de desórdenes públicos agravados.

Desde el PDeCAT, Genís Boadella ha saludado la supresión de un delito «anacrónico» como la sedición, aunque ha lamentado que no se haya hecho antes y se ha comprometido a presentar enmiendas para «garantizar mejor el ejercicio de los derechos fundamentales». «Tenemos el deber de mejorar la propuesta, de hacer política y de dar pasos hacia un Código Penal propio de una sociedad más democrática y libre».

La CUP, en contra

La diputada de la CUP, Mireia Vehí, ha admitido que con la derogación de la sedición el independentismo logra un «hito clásico» pero ha remarcado que, con esta propuesta, también el PSOE «gana», puesto logra «un mayor control de la protesta en medio de una crisis económica sin precedentes» gracias a la introducción de concepto de «intimidación».

«Trasladan el espíritu de la sedición al orden público y matan dos pájaros de un tiro: hacen un maquillaje democrático ante Europa pero mantienen la mano dura y convierten en delito cortes de carreteras y la ocupación de espacios públicos y privados», ha denunciado Vehí.

A su juicio, con esta nueva regulación «el 15M podría ser delito», lo que evidencia que el PSOE teme tener a «miles de personas en las calles» y la «desobediencia civil» que ejerció masivamente el independentismo.

El Congreso aprueba, tras una sesión maratoniana, la eliminación del delito de sedición

PSOE, Podemos y sus aliados nacionalistas liquidan la sedición y recortan sus penas

Luís Pousa

La sedición empezó a despedirse este jueves del Código Penal con los votos a favor del PSOE y Unidas Podemos, de sus aliados nacionalistas de Esquerra, PNV y EH Bildu y de las formaciones minoritarias del llamado bloque de la investidura. 187 diputados dieron así luz verde en el Congreso al primer trámite de la reforma legal que derogará la sedición para sustituirla por un delito de «desórdenes públicos agravados». La rebaja de penas que conlleva este retoque legislativo recortará la horquilla de 10 a 15 años de cárcel con la que se castiga ahora la sedición a un nuevo plazo de 3 a 5 años de prisión, mientras que el período de inhabilitación se reducirá de los 10 a 15 años de la ley actual a un intervalo de 6 a 8 años. Un tijeretazo del que se beneficiarán directamente los condenados por el Supremo por el proceso secesionista del 2017. Es el caso del presidente de ERC, Oriol Junqueras, sobre quien, más allá del indulto del Gobierno, todavía pesa una inhabilitación de trece años para ocupar cargos públicos.

Seguir leyendo