España prohíbe la apertura de macrogranjas

M.Cedrón REDACCIÓN

ACTUALIDAD

PEPA LOSADA

El Consejo de Ministros aprueba el real decreto que establece las normas de ordenación de las granjas bovinas, entre las que está que no podrán instalarse nuevas explotaciones de más de 850 unidades de ganado

28 dic 2022 . Actualizado a las 09:01 h.

Era uno de los reales decretos más esperados en el sector bovino. Pero por fin este martes el Consejo de Ministros ha aprobado la norma que establece las normas básicas de ordenación de las granjas de vacas de carne y de leche en España. Y como ya había adelantado el ministro de Agricultura, Luis Planas, en el congreso de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) celebrado en abril del año pasado, el documento pone coto a la apertura de explotaciones de más de 850 unidades de ganado (unas 750 vacas lecheras) con el objetivo de proteger a las pequeñas y medianas explotaciones. Aunque el concepto de macrogranja no está regulado en España, no cabe duda de que este decreto prohibe la apertura de un tipo de instalaciones que en su día fueron objeto de largas polémicas políticas como la levantada por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, cuando el pasado enero cargó con este tipo de explotaciones.  

A falta de conocer los pormenores de la norma aprobada de modo definitivo, esta va a establecer las bases para afrontar retos como la mejora del bienestar animal, la bioseguridad o el cumplimiento de normas para proteger el medioambiente. Las explotaciones que ya están en marcha tendrán un período de adaptación para poder cumplir con las nuevas normas que marca el decreto, aunque estas van a ser diferentes para las de nueva instalación. También habrá diferencias entre lo que han de cumplir las granjas más pequeñas que las de mayor tamaño con un modelo productivo diferente. Lo que se busca, según Agricultura, es que las granjas de carácter familiar que ya están en funcionamiento no pierdan competitividad.

Lo que no cabe duda es que en el caso de que en la práctica se proteja, como al parecer es la intención del Ejecutivo, dar una mayor protección a las granjas familiares de menos tamaño que tengan un modelo de manejo sostenible, los ganaderos gallegos tendrían ventaja. Porque no hay que olvidar que el 35 % de la leche que se produce en Galicia sale de granjas con una media de 163 vacas en producción, mientras que las explotaciones de carne de Ternera Gallega Suprema  suelen manejar al ganado en extensivo. Lo que en teoría quiere favorecer el Gobierno. 

 

Claves de la batalla de las macrogranjas

m. cedrón

El mismo día en que saltó la polémica en España sobre las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre la calidad de la carne española procedente de macrogranjas, el titular de Agricultura galo, Julien Denormandie, anunciaba que una de las grandes prioridades de Francia durante la presidencia francesa del Consejo de la UE que ahora comienza, será la de asegurar que los productos agro-ganaderos importados respeten los mismos estándares que los europeos. E incluso hizo especial hincapié en el establecimiento de «cláusulas espejo» en los acuerdos comerciales con el objetivo de condicionar las importaciones agrícolas y ganaderas a que estas cumplan unas normas de producción como las marcadas por Europa. Esto derivaría, por ejemplo, en la prohibición de importaciones de carne de animales que fueron engordados con antibióticos, una práctica más que prohibida dentro de las fronteras de la Unión Europea.

Seguir leyendo