Once profesores asturianos llevan a juicio al Principado por la estabilidad laboral

Los educadores interinos buscan el reconocimiento de sus derechos para ser parte de la plantilla de la consejería y poner fin a la concatenación de contratos en fraude de ley

Concentración de interinos delante de la Consejería de Educación.Concentración de interinos delante de la Consejería de Educación
Concentración de interinos delante de la Consejería de Educación

Redacción

Los problemas laborales entre el funcionariado no son ningún secreto. Educación, sanidad y justicia son algunos de los sectores más afectados. El Congreso acaba de forzar a Sanidad a realizar centenares de contrataciones en Asturias, una meta por la que están luchando también los educadores que se encuentran en situaciones laborales similares. En este momento hay once maestros y profesores asturianos que el próximo martes acudirán a juicio defendidos por el abogado especialista en procesos de estabilización de personal de las administraciones públicas, Manuel Martos, buscando que la ley les conceda dejar atrás la concatenación de contratos en fraude de ley y entrar a formar parte de la plantilla de Educación.

«Los once maestros y profesores que tienen la vista el próximo martes son interinos, de los cuales el que menos tiempo lleva trabajando son cinco años de forma continua», cuenta el abogado sobre los educadores y agrega que «la última sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) -hay varias a favor de los trabajadores-  deja claro que esto no puede seguir así». El letrado, que lleva casos de otros profesores en situación similar en Murcia, la Comunidad Valenciana, Madrid o Extremadura, presentó las demandas en el año 2015 basando todo el caso en el acervo comunitario.

«La ley dice que un interino no puede trabajar más de seis meses seguidos, a no ser que se trate de un caso de extrema necesidad. Hay otra situación que también se contempla, que es el estar ocupando una vacante que, por el motivo que sea, no termina de tener un funcionario fijo», comenta. De todas maneras, con las leyes en la mano en ningún ligar se puede estar más de tres años sin pasar a ser un miembro de plantilla. Según explica el letrado, «en el momento en el que el interino cumple tres años y un día de trabajo, aplicando la ley española y europea, debería pasar a tener trabajo fijo, concretamente indefinido no fijo. No tendría una plaza fija suya pero estaría dentro de la plantilla de la consejería correspondiente, en este caso Educación, y siempre tendría trabajo, ya sea en un lugar u otro, en un colegio u otro. Serían fijos pero en rotación». En el caso de los asturianos, el que menos lleva ya cinco años trabajando. «Se trata de demandas declarativas de derechos, no se piden indemnizaciones ni puestos fijos. Lo que se busca es que se cumpla la ley y la estabilidad del trabajador», asegura Martos.

Aunque parezca una demanda colectiva no lo es. Manuel Martos explica que las reclamaciones que se hacen son a título individual y puntualiza que las ha presentado todas ellas juntas, englobadas dentro de una misma causa, pero precisando las circunstancias de cada uno. «Recibirán un fallo por separado que se adecue a sus necesidades», afirma el jurista, que se muestra optimista y tiene «toda la seguridad» de que van a ganar el caso. Solamente contempla un único hándicap y es que el juez no considere correcto plantear el caso desde la jurisdicción social. «Estoy acostumbrado a encontrar jueces que entienden que el competente para la cuestión es el contencioso, pero también he conseguido que se me reconozca por esa vía así que esa decisión, realmente, lo único que haría sería demorar un fallo similar», asevera.

Sentencias y legislación, dos caminos para hallar una solución

Sentencias y legislación son las dos vías adecuadas para solucionar estos conflictos laborales, y Manuel Martos tiene claro cuál de ellas es más efectiva y cuál sería la ideal. «Las sentencias, a día de hoy, son mucho más efectivas que la política. La política es la solución definitiva y más fácil, legislando adecuadamente esto se acabaría muy rápido». Siendo coherente con estas palabras ha presentado una iniciativa legislativa popular en el Congreso - llamada «Por la estabilidad del personal de Educación»- precisamente por eso, porque no se legisla. Ahora mismo requiere las 500.000 firmas de rigor para que salga adelante.

Para el abogado los partidos y sindicatos hablan de estabilidad, pero lo máximo que ofrecen son contratos de un año y «eso es de todo menos estabilidad». «Mira que lo tienen fácil, pero no toman medidas en el asunto», concluye el letrado.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Once profesores asturianos llevan a juicio al Principado por la estabilidad laboral