Así sería el País Astur

La unión de Asturias, León, Zamora y Miranda do Douro propuerta por García Arias crearía una tierra de más de 1,7 millones de habitantes. Sería una potencia gastronómica y cultural


Redacción

El País Astur sería una tierra de más de 1,7 millones de habitantes, alrededor de 37.000 kilómetros cuadrados, una potencia agroalimentaria y cultural, con una población muy envejecida, un gasto sanitario y social elevado y una economía alternativa por consolidar. Esta podría ser la descripción de esa nueva región propuesta por el profesor, investigador y filólogo Xosé Lluis García Arias, que nacería de la fusión de Asturias, León, Zamora y Miranda Do Douro (Portugal), las tierras de lo que denomina el dominio lingüístico astur. Arias publica un artículo sobre este tema en el último número de la revista Letras Asturianas, presentado en las recientes Xornaes d'Estudiu Estudio de la Academia de la Llingua. Estos territorios que él suma tienen un pasado minero común, además de una lengua y un patrimonio de indudable valor. Sería, además, la vía más rápida para la llegada de la alta velocidad ferroviaria al Principado. 

Intelectuales como Julio Llamazares siempre han defendido que León debería haberse conformado como una región uniprovincial o bien haberse unido a Zamora y, quizá también, a Salamanca. Otras corrientes leonesistas hubieran preferido formar piña con el Principado. Existe una razón histórica clara, unida a la lingüística que promueve García Arias. El Reino de Asturias, Reino de León a partir del siglo X, abarcaba todos estos territorios que aún tienen vínculos más allá de los puramente formales.  

El desempleo sería una lacra en el País Astur con más de de 132.000 parados. La peor tasa la presenta Zamora, seguida de Asturias y León. El sector servicios es, en cambio, el que aglutina la mayor actividad. Genera más del 65% de los empleos en Asturias y León. Pero Zamora apenas llega al 60%. De hecho, el porcentaje de zamoranos que se dedican a la agricultura es muy superior a los otros dos territorios. El Producto Interior Bruto de las tres comunidades es desigual. Asturias lidera este indicador mientras que Zamora estaría por debajo de la media.

Su pirámide de población presenta el mismo sentido invertido. Con una elevada tasa de mortalidad y sin apenas nacimientos, el envejecimiento se ha acelerado en los últimos años de una forma vertiginosa. Uno de cada cuatro asturianos supera los 65 años. Zamora ya tiene más habitantes mayores de 85 años que menores de diez. Sesenta de los 210 municipios leoneses tienen la mitad de su población mayor de 60 años. Ese declive demográfico se traduce en un incremento considerable del gasto sanitario y social. Un dato alumbra esta situación. Hasta septiembre, el Principado había destinado casi 200 millones de euros a la factura gasto farmacéutica a través de recetas, un 4,17% más que en el mismo periodo de 2015. Esos números en todo Castilla y León eran de 428 millones de euros y un 3,89% más. Tanto Asturias como León y Zamora, representadas por Castilla y León, forman parten del  Foro de Comunidades Autónomas con Desafíos Demográficos (FREDD), que recientemente ha firmado una declaración en la que reclama que en el marco financiero plurianual de Bruselas se incluya una partida específica para asumir estos retos.

La querencia por el sector agroalimentario es otro punto en común. Los productores trabajan para conseguir sellos como las denominaciones de origen y las indicaciones geográficas. Este tipo de marcas reconocen variedades vinícolas como el de Cangas, el Bierzo, Toro o Tierra de León, un amplio abanico de quesos, en los que el Principado es una potencia, y embutidos como la cecina. 

En el plano cultural y educativo, sumarían dos Universidades, la de Oviedo y la de León, que matriculan al año a más de 36.000 estudiantes y que ofertan un gran número de grados y másteres de referencia. En este eje también se concentran cuatro catedrales (Oviedo, León, Zamora y Astorga) y un extenso listado de elementos arquitectónicos protegidos con diferentes figuras. Son ruta obligada de paso en los diferentes itinerarios del Camino de Santiago.  

A las tres administraciones españolas habría que sumar también Miranda Do Douro, perteneciente al distrito de Braganza. Este territorio se extiende a lo largo de 488 kilómetros y no llega a los 10.000 habitantes. Una presa a la que da nombre, y que aprovecha para la generación hidroeléctrica Portugal, está situada en su suelo. Sin embargo, su modesta economía está basada en el sector servicios. Hermanado con el concejo de Bimenes, es el único que tiene reconocida la oficialidad de su lengua, el mirandés, desde 1999. Sus estadísticas recogen que el número de hablantes es incluso superior a la población, ya que alcanza a otros municipios colindantes. No existe ningún censo lingüístico que permita saber el número real de hablantes del leonés o asturleonés en León y Zamora. Las estimaciones son tan imprecisas que, según el estudio, oscilan entre los 5.000 y los 50.000.

Valora este artículo

20 votos
Comentarios

Así sería el País Astur