Hoover avisó a la inteligencia norteamericana del auge del comunismo en Asturias

ASTURIAS

Carrillo, con La Pasionaria, en sus escaños
Carrillo, con La Pasionaria, en sus escaños

Un documento «Top Secret» da cuenta del espionaje a La Pasionaria

01 mar 2018 . Actualizado a las 17:36 h.

El mítico fundador del FBI, John Edgar Hoover, supo por su espionaje a La Pasionaria en 1959 del crecimiento del apoyo comunista en Asturias, que desembocaría en la huelga minera menos de tres años más tarde. Así lo muestra uno de los documentos recién desclasificados por la agencia de espionaje norteamericana, la CIA, que firma de su puño y letra el propio Hoover y envía al entonces director de la CIA, Allen W. Dulles.

El archivo está fechado el 3 de diciembre de 1959, encabezado con la clasificación de alto secreto -Top Secret- y se titula Información obtenida vigilando una conversación entre un miembro del partido comunista americano y un oficial de alto rango del partido comunista de España en Moscú, Rusia. Aunque el FBI, en principio, no se ocupaba de espiar en el extranjero, sí se sabe que Hoover, un acérrimo anticomunista, participó con entusiasmo en la caza de brujas del macartismo durante los años cincuenta. De ahí la información, que proviene del espionaje al miembro del PC -cuyo nombre no aparece en el informe- en territorio norteamericano .

La Pasionaria, cuenta, había estado en Pekín entre septiembre y octubre de 1959 para participar en el décimo aniversario de la fundación de la República Popular China, y luego en Moscú -esto queda más claro al final del documento-, donde conversó con el dirigente izquierdista americano. Ibarruri le había asegurado a ese dirigente que «el PCE está creciendo y extendiendo su influencia en Madrid, Valencia y Asturias, una región minera del noroeste de España». Le habló asimismo de una emisora de radio ilegal que emitía en España entre las 5.30 de la tarde y medianoche para ayudar a los grupos insurgentes, y se ufanó de que los campesinos pobres juntaban dinero para comprar radios y poder sintonizar las emisiones comunistas.