La Universidad impone 3 condiciones a los 4 aspirantes a ser sede de Ciencias del Deporte

La ciudad debe tener polideportivo, residencia de estudiantes y hospital. El rector insiste en que el campus de Mieres es el más factible

Vista aérea del campus universitario de Barredo, en Mieres, en la parte inferior derecha.Vista aérea del campus universitario de Barredo, en Mieres, en la parte inferior derecha
Vista aérea del campus universitario de Barredo, en Mieres, en la parte inferior derecha

Redacción

Instalaciones de carácter deportivo, hospital, laboratorios especializados y residencia universitaria. Estos son los requisitos que debe cumplir la sede que albergará el futuro grado de Actividad Física y Deporte de la Universidad de Oviedo. Hasta el momento, el campus de Mieres es el que cumple con todas las exigencias, así que el rector, Santiago García Granda, señala que es el destino «más factible». Pero no descarta otras opciones. «Si alguien pone los recursos necesarios para desarrollar la titulación a disposición de la Universidad lo estudiaremos», explica.

La puesta en marcha de esta carrera ha pisado el acelerador. No era la prioridad del actual equipo rectoral pero es la que está más avanzada. Será un título de la Universidad de Oviedo gestionado por Padre Ossó, el centro privado adscrito a la institución. El motivo es que la propuesta parte de Padré Ossó, que es la que está diseñando la titulación. Sobre la mesa solo hay un plan inicial pero García Granda espera tener el proyecto definitivo la próxima semana. No hay tiempo que perder, porque la idea inicial es que las clases comiencen el próximo curso 2018/2019 y la tramitación es larga. Si no fuese posible completarla en un año, el plazo se retrasaría un año. Pero ese es el máximo que se baraja en la actualidad.

La Universidad de Oviedo descarta implantar el grado de Actividad Física y Deporte sin el centro privado de Padre Ossó. En primer lugar, porque su dirección es la que ha presentado el plan. El segundo motivo, incluso con más peso, es que la institución no puede costear los recursos humanos necesarios. «Va a ser necesario contratar para poner en marcha la titulación y la Universidad no podría asumirlo sin un aumento de la financiación de la plantilla», precisa el rector. Padre Ossó es la única opción para implantar esta carrera y esa carrera es, a su vez, la única que se ha concretado hasta el momento. «No hay opciones entre las que escoger. Es la única posibilidad en estos momentos. Otras opciones, propuestas o proyectos serán siempre bienvenidos y analizados por la institución en función de los recursos y de sus prioridades», argumenta.

La implantación del título

Si Padre Ossó comienza a impartir esta titulación, ya no cabe la posibilidad de que la Universidad de Oviedo desarrolle otra a posteriori. Los únicos títulos duplicados entre el centro adscrito y la institución pública son los grados de maestro en Infantil y en Primaria, que son carreras que ya existían en ambos antes de que alcanzasen un acuerdo. Más tarde, la privada implantó Educación Social y Terapia Ocupacional y gestiona en exclusiva estas titulaciones. Esto es lo que ocurriría con Actividad Física y Deporte. «No descartamos recibir alguna propuesta más, además de la de Padre Ossó, visto el interés manifestado, no es descartable que surjan otros proyectos», sospesa García Granda.

Pero eso es todavía el terreno de los hipótesis. Lo único claro es que Padre Ossó ultima un proyecto que presentará la próxima semana y que el campus de Barredo en Mieres es la opción más sólida como sede. Otra cosa es la batalla localista que han abierto otros ayuntamientos. Oviedo, Gijón y Avilés se han postulado. Todos dicen contar con puntos a favor para albergar este nuevo grado. Avilés dice contar con las instalaciones y con la experiencia, ya que disponen del centro de FP orientado hacia la rama deportiva. Gijón dispone de campus e instalaciones. Oviedo es la sede central. También Mieres ha defendido su candidatura, por boca de su alcalde, Anibal Vázquez. 

Lo que ha hecho el rectorado, a partir de la propuesta inicial de la carrera, es ver con qué recursos cuenta. Desde el primer momento, emergió Mieres. Lo explica García Granda: «Este nuevo título tiene unas necesidades que pasan por contar con unas instalaciones adecuadas. Estamos hablando de instalaciones deportivas, hospitalarias, laboratorios especializados,... También de una residencia universitaria, ya que es nuestro deber ofrecer al alumnado la posibilidad de contar con este tipo de alojamiento. Valoramos los medios diponibles a día de hoy, sin acometer grandes obras, entre otras razones porque no contamos con financiación que lo permita. Con estas premisas, el campus de Mieres parece la más factible».

¿Baraja la Universidad otras ubicaciones? ¿Es posible que Gijón, Oviedo o Avilés se conviertan en la sede de este nuevo grado? «Mieres es hoy por hoy la ubicación que cumple todos los requisitos, aunque cualquier ubicación sería posible», responde con cautela el rector. Sin embargo, desliza su gusto por el campus de la cuenca, no solo porque reúna todos los requisitos. También porque «sus instalaciones están infrautilizadas» y sería un modo de darle salida. Si alguien llega con el paquete cerrado, con todas las exigencias, entonces tendría que elegir. Esa no es la situación actual.

Comentarios

La Universidad impone 3 condiciones a los 4 aspirantes a ser sede de Ciencias del Deporte