Cubriendo toda la salud en un mismo centro

Natasha Martín REDACCIÓN

ASTURIAS

Centro de Salud Parque de Somió
Centro de Salud Parque de Somió

La red de Atención Primaria de Asturias, reconocida con la Medalla de Plata, cumple 30 años y aspira a incorporar las pruebas y servicios que ahora prestan los especialistas

07 sep 2017 . Actualizado a las 21:07 h.

La Atención Primaria, tal como la conocemos, ha experimentado muchos cambios desde sus inicios. Los más nostálgicos recordarán al médico de cabecera del pueblo que se desplazaba a cada domicilio vecino con su maletín en mano. Los profesionales de la salud no podrán olvidar las largas consultas y la sobrecarga de pacientes por facultativo del viejo modelo de los ambulatorios. Dos realidades que experimentaron su primera gran evolución con las recomendaciones resultantes de la Conferencia Internacional de la Atención Primaria de Salud, comisionada por la Organización Mundial de la Salud, celebrada en Alma-Ata (Kazajistán) en 1978. A partir de entonces, la Atención Primaria se puso una meta: «Salud para todos en el año 2000»; un lema que buscaba reconocer el derecho de la población a la protección de su salud, así como la obligación de los gobiernos de cuidar y garantizar la salud de sus sociedades.

Tras 30 años, la Atención Primaria se ha ganado el reconocimiento en Asturias, con la Medalla de Plata por «la implantación de un modelo de atención sanitaria altamente accesible, de muy buena calidad, con una notable eficacia global, integrado por profesionales altamente formados e históricamente bien valorado por los ciudadanos». Y no es solo valorada en Asturias sino que es la tercera mejor Primaria de los países de la OCDE. Gracias a las 3.000 personas que trabajan en el sistema: 762 especialistas de Atención Primaria, cerca de 637 médicos de familia y 125 pediatras, integrados en más de 80 equipos multidisciplinares, el paciente siente la confianza de un amigo, la seguridad de un técnico y la garantía de una salud duradera. En LA VOZ hablamos con algunos de estos profesionales para que cuenten en primera persona cómo han experimentado ese gran cambio en el modelo de trabajo y cómo ha de ser la próxima gran revolución para que la sanidad pública mantenga esa atención otros 30 años más.

Una medicina de familia involucrada en la comunidad

«Tenemos que consolidar lo que hemos conseguido», son las palabras del presidente de la Sociedad Asturiana de Medicina de Familia y Comunitaria (SamFYC), José María Fernández Rodríguez-Lacín o Chema Lacín para su equipo médico, a la hora de pensar en los retos que debe afrontar la Atención Primaria en Asturias en el futuro. «A lo largo de estos años hemos evolucionado de una asistencia ambulatoria y consultas de médicos de dos horas y media a una atención en equipo en centros de salud bien dotados y más especializados», comenta Lacín. Este es el principal avance que se deriva de la reforma. Una opinión compartida también por Iván Pidal, médico de familia en San Juan de la Arena con 15 años de experiencia, que afirma que la gran ventaja desde la reforma sanitaria ha sido «centrar la atención en la prevención y promoción de la salud y no tanto en la enfermedad aguda como se hacía antes». Gracias a ello, «cada vez hacemos más cosas y resolvemos más, dejando a los hospitales únicamente para lo más especializado. Además, los equipos se han aumentado. Ya no solo está el medico de familia, la enferma y el pediatra, sino que hemos pasado a trabajar también con psicólogos, odontólogos, trabajadores sociales, etc.», continúa Pidal.