La FSA da paso a una nueva generación

Más de 8.000 militantes eligen hoy de forma directa a su nuevo secretario general entre Adrián Barbón y José María Pérez

José María Pérez (izquierda) y Adrián Barbón en un momento del debate
José María Pérez (izquierda) y Adrián Barbón en un momento del debate

Redacción

Uno de esos hechos fascinantes que sólo se pueden descubrir viendo los documentales de la naturaleza es que las estrellas de mar son animales territoriales y a veces tienen combates a muerte entre dos individuos dominantes que se dirimen en una batalla milímetro a milímetro, que se desarrolla durante horas, en el que resulta determinante en lugar donde se consigue colocar cada ventosa de cada brazo para que con una presión constante termine por imponerse. Las guerras de los asteroideos  son tan pausadas y parsimoniosas a la vista como letales en su propósito final. Y quizá sean así también las batallas internas de un partido grande y con mucha historia y familias como es la Federación Socialista Asturiana, la FSA, que este domingo cierra el ciclo de 17 de años de Secretaría General de Javier Fernández, y abre el de un nuevo dirigente, necesariamente joven porque ambos candidatos lo son, y explícitamente dispuesta a regresar a la tradicional bicefalia con las que se han comportado los socialistas asturianos en la democracia reciente: un nombre para el partido y otro para el gobierno. Javier Fernández anunció en su momento que agotaría la legislatura y los dos candidatos que compiten en primarias han coincidido en destacar que en caso de alcanzar la Secretaría General no optarían a la presidencia del Principado. 

Los candidatos son José María Pérez, concejal en Gijón, y Adrián Barbón, alcalde de Laviana. Pocos dudan de la victoria del segundo, siquiera porque en el PSOE, en el nuevo tiempo de la elección de sus dirigentes mediante votación directa de la militancia, la recogida de avales está funcionando de hecho como una primera vuelta de la votación y julio Barbón recabó  3.215 frente a los 2.000 firmas que se entregaron apoyando a Pérez. El alcalde de Laviana --abiertamente próximo a Pedro Sánchez-- llega además, a pesar del parón estival en la campaña, sobre la ola del triunfo del retornado Secretario general tras la dirección provisional de la gestora. Una que fue encabezada por Javier Fernández. El presidente acudirá a votar este domingo a las 11:30 en la Casa del Pueblo de Gijón y no hará declaraciones.

Las cifras

Los números de estas primarias son importantes. En total son 8.240 los militantes con derecho a voto en estos comicios. El partido ha habilitado 68 centros de votación y 69 mesas electorales (en Gijón habrá dos). Hay militantes que tendrán que trasladarse de concejo para votar, son los casos de Caravia, que tendrán que ir a Colunga; los de Eilao, en Bual; los de Samartín d'Ozcos, en Santolalla; los de Sariegu, en Siero; los de Vilanova d'Ozcos, en Santolalla y, finalmente, los militantes de Villayón votarán en Navia. Podrán hacerlo desde las diez de la mañana a las ocho de la tarde cuando comience el escrutinio.

En la campaña se celebró un único debate (algo que se lamentó desde la candidatura de Pérez que hubiera deseado más) retransmitido por el propio partido y también a través de la televisión pública autonómica. Fue un debate intenso en el que el de Gijón puso a la defensiva al de Laviana en varios momentos y el que ambos demostraron tablas más que sobradas. Los datos de audiencia superaron la media habitual de la TPA en ese día y horario, fueron alrededor de 8.000 espectadores, casi el mismo número que militantes socialistas en Asturias. En todas las primarias recientes celebradas en el PSOE la participación ha sido muy alta.

¿Qué pasará con esta bicefalia, tendrá consecuencias en el Gobierno? Los partidarios de José María Pérez han expresado su temor de que el relevo en la FSA termine, como ha ocurrido en Cantabria, por provocar cambios en las consejerías. Barbón lo ha negado señalando que formar el Ejecutivo es capacidad exclusiva del presidente. que en Asturias es socialista y en Cantabria no. Pero el gobierno tiene más escalones que las consejerías. En todo ello pesará el reparto definitivo de apoyos en el porcentaje de votos y entre partidarios de Pérez que una barrera del 40% para su candidatura frenaría un impulso en esa dirección. 

La Presidencia del Principado

Javier Fernández seguirá siendo presidente de Asturias con una mayoría muy precaria, de 14 diputados, a la que no consigue sumar (presupuesto a presupuesto) a Podemos e IU pese a sus constantes llamadas, la última a finales de junio. A esa misma oferta apela Barbón para hacerla suya en el caso de que llegue a la Secretaría General seguro de que la aparente entente cordiale entre Sánchez e Iglesias en Madrid tenga traslado a Asturias. Su adversario José María Pérez es más escéptico debido a su experiencia en Gijón donde la marca local morada se negó en redondo a pactar.

Lo cierto es que la oferta del presidente aún no ha sido considerada en firme ni por IU ni por Podemos Asturies, los primeros dispuestos a lograr un entendimiento con los morados previo que iguale fuerzas con los socialistas en la Junta General; los segundos más bien inclinados a ir fraguando una unión que, en todo caso, sirva de alternativa a los socialista y en ningún caso como un aliado. El portavoz morado en el parlamento asturiano, Emilio León, de hecho señaló que a su juicio los problemas del PSOE son «estructurales» y que Pérez «no habla del Musel» y Barbón «no habla del SOMA». El sindicato minero ha sido fundamental en la organización del sanchismo en Asturias y sus detractores le atribuyen en este proceso un intento de recobrar capacidad de intervención menguada con los años.

Currículos paralelos

Será en todo caso, la que salga de la votación de este domingo, una FSA renovada en términos generacionales, Barbón nació en 1979 y Pérez en 1972. Los dos tienen trayectorias similares que comienzan en las Juventudes Socialistas y se desarrollan principalmente en el ámbito municipal. El electorado joven y el urbano ha sido los principales puntos débiles del PSOE en Asturias en los últimos comicios autonómicos y generales. En el último caso, con dos convocatorias, las urnas dejaron al PSOE por detrás de Podemos, en tercer lugar, en los núcleos más poblados de Asturias, de Gijón, Oviedo, Avilés y Siero.

Otro punto de fricción aún no resuelto en el seno del socialismo asturiano, y se hizo evidente en la campaña, es el de la plurinacionalidad del Estado. En pleno debate sobre la financiación autonómica y mientras se aceleran los acontecimientos en el proceso independentista de Cataluña, la discusión sobre la nomenclatura de las naciones pero singularmente por sus consecuencias jurídicas se ha esgrimido y de forma agria. El socialismo asturiano ha sido tradicionalmente muy jacobino y puede no encontrarse cómodo con tesis que tienen más historia en el PSC catalán, fundamental en la victoria de Sánchez. Como entre los asteroideos, la del domingo puede ser quizá solo una toma de posición más para una pelea que se dirimirá después.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

La FSA da paso a una nueva generación