El bilingüismo no progresa adecuadamente en Asturias

Susana D. Machargo REDACCIÓN

ASTURIAS

Un aula vacía
Un aula vacía PEPA LOSADA

Un informe de expertos cree que el nivel de la enseñanza bilingüe en la región está «entre deficiente y muy deficiente»

02 dic 2017 . Actualizado a las 08:40 h.

Un programa no puede depender del voluntarismo de los profesores. Eso es lo que sucede en Asturias con el programa de enseñanza bilingüe. Así lo constata el primer informe nacional sobre la situación de esta creciente modalidad educativa realizada por la Asociación de Enseñanza Bilingüe. Este colectivo ha realizado una primera evaluación por comunidades autónomas que pretende ampliar en los siguientes meses. La nota que le otorga al Principado, rotunda: «está entre deficiente y muy deficiente». Esa nota se basa en un amplio listado de argumentos que van desde el hecho de que no se ofrece la oportunidad al 100% de los alumnos, por lo que rompe la equidad, a que se elijan por sorteo los beneficiarios, que el nivel del idioma exigido a los docentes es bajo o que solo el 50% de los contenidos sean en inglés. «Está condenado al fracaso», señala esta investigación, ya que ni aprenden el contenido de la materia ni tampoco la segunda lengua.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

«Si fuera padre de un hijo en esos colegios asturianos no lo matricularía en el plan bilingüe». Son palabras de Xavier Gisbert, presidente de la asociación. Gisbert fue director general en la Consejería de Educación en la Comunidad de Madrid, en la que se puso en marcha el primer plan integral de bilingüismo. Junto a él, una nómina de especialistas en la materia está tratando de evaluar la situación en todas las comunidades de esos programas que utilizan como lengua vehicular de todas las asignaturas o de algunas una lengua extranjera, mayoritariamente el inglés. El objetivo es detectar sus debilidades y también tratar de apuntar al sistema más adecuado. Este trabajo está aún en una fase inicial. La primera evaluación se basa únicamente en la normativa que cada Gobierno regional está aplicando. En este caso, la última actualización normativa del Principado, que ha ido introduciendo modificaciones en el plan piloto inicial.

La propia Consejería de Educación del Principado mantiene una actitud muy diferente sobre el programa bilingüe. No solo no cree que tenga deficiencias sino que presume de él. En primer lugar, continúa extendiendo el modelo a más centros y considera un éxito su amplia implantación sobre el territorio. Además, hace justo un año hizo público un estudio que había encargado para conocer cómo van esos alumnos que reciben clases en otros idiomas. Había un cierto malestar porque el plan llevase una década funcionando sin ningún tipo de evaluación y la Administración encargó una investigación interna. Su evaluación interna, no externa, fue satisfactoria. Resolvió que los alumnos adscritos a la enseñanza bilingüe mejoraban más en el idioma y no flojeaban en los contenidos de la materia. Incluso señala que son más brillantes.