El Principado estudiará que los hórreos puedan tener más uso que ser graneros

Elena G. Bandera
E. G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

Hórreo en el parque de invierno, en Oviedo
Hórreo en el parque de invierno, en Oviedo

Patrimonio Cultural iniciará los trabajos para elaborar un reglamento de hórreos y paneras en respuesta a la petición de la Asociación de Amigos del Hórreo Asturiano, que solicita que los de menos de 50 años puedan destinarse a vivienda o alojamiento rural

02 dic 2017 . Actualizado a las 17:35 h.

Los hórreos asturianos, que hoy solo pueden tener uso como almacén y siempre vinculados a una vivienda, podrían tener un futuro más halagüeño y sobre todo muy esperado por quienes defienden que sean preservados y que se les permita tener otras funciones. La comisión permanente del Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias, que depende de la Consejería de Educación y Cultura, acordaba el mes pasado iniciar los trabajos para la elaboración de un reglamento de hórreos y paneras que aborde una regularización pormenorizada de sus usos. «Es un avance esperado y fundamental para llenar de sentido común la existencia de los hórreos. Antes ni se lo planteaban y es un logro de nuestra asociación», considera el presidente de la Asociación de Amigos del Hórreo Asturiano, Víctor Manuel Suárez, que hace dos años había solicitado, a través de una campaña de recogida de firmas que sigue abierta en Change,org con más de 5.400 apoyos, que se preservaran los hórreos y las paneras de Asturias a través de un cambio en la legislación que permitiera darles otros usos. 

La respuesta remitida a Suárez por parte de Patrimonio Cultural, aunque llega dos años después, es un punto de partida para abrir el debate e impulsar la preservación de estas características construcciones de madera adaptándose a los tiempos actuales, puesto que la legislación que rige su construcción y uso se remonta a 1975. Además, el acuerdo de la comisión permanente del Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias, a instancias de la comisión de Etnografía, permitirá poner en desarrollo las previsiones de la ley del Principado 1/2001 de Patrimonio Cultural con la elaboración de ese reglamento de hórreos y paneras, que también abordará los requisitos para la conservación y la salvaguarda de los valores culturales que les hacen merecedores de la más alta protección. 

Viviendas y alojamientos rurales

La solicitud de Suárez planteaba que los hórreos y las paneras de finales del siglo XV y principios del XVI hasta mediados del siglo pasado, con valor etnográfico reconocido, fueran objeto del máximo respeto manteniendo su construcción inicial y tuvieran amparo de la Administración para su mantenimiento. En el caso de las construcciones de menos de 50 años o nuevas, solicitaba que se permitiera su uso como vivienda o alojamiento rural siempre y cuando se conservase su tradicional estructura exterior, pero permitiendo ventanas o canalones además de que su construcción no estuviera vinculada a una vivienda.