El tijeretazo de Montoro pone en riesgo servicios básicos

El Principado reclama que la financiación autonómica no puede depender del acuerdo de presupuestos estatales

Agencias
Redaccion

A la prórroga de los presupuestos de la comunidad asturiana se añade como una nueva losa la prórroga de las cuentas estatales. El anuncio de Montoro de congelar las entregas a cuentas de las autonomías supone para Asturias una mengua de 116 millones de euros, en el ámbito de las competencias autonómicas entra la prestación de servicios básicos como la sanidad y la educación. El Principado, pero también otras comunidades, han expresado su malestar por el hecho de que las cuentas de las comunidades y sus servicios dependan de un acuerdo político en el ámbito estatal, y han pedido que se desvincule para que estas prestaciones tengan su correspondiente financiación haya o no un pacto presupuestario en el Congreso de los Diputados.

Desde el Ejecutivo asturano se recordó que este apartado había sido destacado en el documento elaborado por los expertos propuestos por Asturias para elaborar las iniciativas de reforma de la financiación autonómica. La merma de 116 millones deberá considerarse ahora en los cálculos que la Consjería de Hacienda tiene que preparar para el conjunto del nuevo ejercicio, y lo harán con la esperanza de que se trate de una situación «coyuntural» y no definitiva. Podría solucionarse siempre que se lograra ese acuerdo presupuestario, pero en todo caso desde Hacienda insisten en que el arreglo definitivo pasa por separar las cuentas del Gobierno central de la financiación de los territorios.

Pronto Hacienda tendrá que preparar los créditos extraordinarios con los que hará frente a la nueva prórroga. Tendrá que hacerlo con «la amenaza», de 116 millones menos de los esperados y es algo que tendrá su repercusión en la administración, si bien en todo caso, desde la Consejería se insistió en que no tiene por qué llevar aparejados recortes. 

Términos más duros fueron los empleados por el secretario de Política Económica de la Federación Socialista Asturiana (FSA), Enrique Fernández, que ha considerado un «nuevo despropósito» del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el «recorte» de 116 millones de euros de las entregas a cuenta al Principado. «La hibernación en la negociación de la financiación», como la denominó Fernández, supone a su juicio que las comunidades «van a tener que apretarse el cinturón y pone en entredicho servicios fundamentales para la ciudadanía».

El secretario de Política Económica de los socialistas asturianos criticado que esta decisión se suma al «también despropósito que supone que el Estado tuviese un déficit desbocado mientras imponía rígidos corsés a autonomías y ayuntamientos».

El dirigente socialista ha considerado que este «recorte» es «un despropósito aún más grave que los anteriores» porque «lo que se está poniendo en entredicho al no dar la financiación a las comunidades son servicios fundamentales para la ciudadanía como la sanidad, la educación y los servicios sociales».

Por ello, Fernández ha exigido seriedad al Ministerio de Hacienda y al Gobierno de Mariano Rajoy y ha reclamado «que se asuman responsabilidades políticas», porque «este recorte ni es planificación, ni coordinación, ni responde a criterios de estabilidad ni nada parecido, que sería lo deseable para cualquier política de financiación autonómica o local que se precie».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El tijeretazo de Montoro pone en riesgo servicios básicos