El preso «resucitado» reingresa en la UCI

Gonzalo Montoya ha tenido una recaída, con fiebre alta y problemas respiratorios

Familiares y amigos de Gonzalo Montoya en el HUCA
Familiares y amigos de Gonzalo Montoya en el HUCA

Oviedo

Gonzalo Montoya Jiménez, el preso «resucitado» en la morgue tras ser certificado por error su fallecimiento hasta por tres facultativos diferentes, ha sido trasladado a la UCI del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) tras sufrir un empeoramiento en su estado de salud. El joven, de 29 años, apenas ha estado unas horas en una habitación de planta, cuando ha sido necesario trasladarle de nuevo a la UCI «por una recaída», según ha confirmado el abogado Luis Tuero Fernández, que representa a la familia.

En una cámara frigorífica

Juan Carlos Montoya, padre del interno, ha asegurado que su hijo presenta «problemas respiratorios y le ha subido la fiebre, además de que está siendo sometido a diálisis para sacarle líquido que tiene acumulado en el cuerpo» y que la familia atribuye a las horas que sigue manteniendo que permaneció en una cámara frigorífica dentro de una bolsa de plástico a la espera de que se le practicara la autopsia.

El abogado Luis Tuero está dispuesto a llegar hasta el final para que se depuren las posibles responsabilidades que pudieran existir ante lo que considera «un mal funcionamiento de la administración» y estudia las vías jurídicas que emprenderá para lograr el resarcimiento ante «este gravísimo error»

El Gobierno niega la versión de la familia del preso «resucitado»

Luis Ordóñez
José Carlos Giménez, el padre del interno de la prisión de Asturias al que los médicos dieron por muerto y que recobró el conocimiento después de trasladarle al Instituto Anatómico Forense para practicarle la autopsia, en la entrada del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)
José Carlos Giménez, el padre del interno de la prisión de Asturias al que los médicos dieron por muerto y que recobró el conocimiento después de trasladarle al Instituto Anatómico Forense para practicarle la autopsia, en la entrada del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)

«Ni se le metió en una cámara frigorífica ni se le quitó la ropa», asegura Guillermo Martínez. El Ejecutivo abre una investigación

El portavoz del Gobierno asturiano, Guillermo Martínez, destacó que se ha abierto una investigación sobre el caso del preso que fue dado por muerto y luego le fueron reconocidos signos vitales en el HUCA, destacó que «es un hecho que no se tendría que haber producido en ningún caso» pero negó que el hombre se hubiera introducido en una cámara frigorífica, que se le hubiera retirado la ropa o que hubiera llegado a pasar a la sala de autopsias.

Martínez insistió en que en todo momento «se actuó conforme al protocolo establecido», que las 21.00 horas del 7 de enero se comunicó al médico forense y al juez que se había producido un fallecimiento en la prisión y «la médico forense de guardia procedió al levantamiento del cadáver». Se dispuso el traslado del cuerpo al Instituto de Medicina Legal y allí «se apreció que daba signos de vitalidad por lo que fue trasladado al HUCA». El portavoz del Gobierno insistió en que en ningún momento se le quitó la ropa ni llegó a introducírsele en una cámara frigorífica. En las jornadas siguientes, la familia del hombre denunció que tenía las marcas pintadas en el cuerpo para practicarle la autopsia.

Seguir leyendo

Valora este artículo

13 votos
Tags
Comentarios

El preso «resucitado» reingresa en la UCI