Los notarios apuntan a la burbuja inmobiliaria como causa de las renuncias a herencias

El porcentaje de desestimientos en Asturias es el más alto del país, un 16% del total de los legados no se acepta


Redaccion

Las renuncias a herencias, un fenómeno en aumento desde el comienzo de la crisis, no bajarán hasta que la situación de la economía «no cambie, no digo que a buena, sino por lo menos pasable», apuntó el decano de los notarios de Asturias José Esteban Fernández-Alú, quien valoró que, a su juicio, entre las causas para explicar los desestimientos están «los altos impuestos y también que el mercado inmobiliario, aunque ya no está tan mal, no está como estuvo en otros tiempos». Sobre todo por lo segundo.

Asturias es la comunidad en la que se registra un mayor porcentaje de renuncias a herencias. Según las estadísticas del Consejo General del Notariado, en 2016, se tramitaron en el Principado 10.203 herencias y renunciaron a ellas 1.636 interesados, es un 16% del total. Se trata del porcentaje más alto del país, pero no muy distinto del de La Rioja (con un 14,5% de renuncias), Baleares (13,4% de renuncias) o Andalucía (13%). Canarias, Cantabria o Cataluña registraron en 2016 un 10% de renuncias y estuvo muy cerca la comunidad de Madrid con un 9,6% de desestimientos. Todos estos territorios tienen bonificaciones mucho más amplias que las asturianas hasta el punto de que en varias de ellas las herencias a familiares directos están libres de tributar y, sin embargo, las renuncias no han dejado de aumentar en todos ellos a lo largo de la última década. En Asturias, donde se modificó la legislación para ampliar de 150.000 a 300.000 la cantidad exenta de pagar el impuesto, también han seguido aumentado.

«Es un conjunto de circunstancias, antes los impuestos eran más altos pero no se renunciaba tanto porque se vendían los pisos. Ahora no hay seguridad en la venta y habrá que esperar a estadísticas futuras para ver qué efecto tiene una rebaja impositiva, esperar más tiempo que esté en vigor, pero lo que cuenta es la deuda que deja», destacó Fernández-Alú, quien resaltó además «la mayor parte de la gente hereda porque no paga impuestos, porque son herencias pequeñas o no tienen deudas, antes las renuncias eran infrecuentísimas pero ahora no».. En buena medida, las renuncias se explican por el estallido de la burbuja inmobiliaria, una gran mayoría de personas en España invirtió su patrimonio en la compra de vivienda por lo que se trata de uno de los bienes que más se hereda, pero ese legado puede ir acompañado en muchas ocasiones de una hipoteca que aún está por pagar y esa deuda puede llegar a suponer una carga mucho mayor del beneficio de la herencia. En Asturias, la compraventa de vivienda crece --un 3,5 en noviembre respecto al mismo mes del año anterior-- pero aún por debajo de la media nacional. Sí crecieron por encima de la media del país la transmisión de fincas en ese mismo periodo, según las estadísticas de Sadei.

Y además, junto al impuesto de sucesiones --que es progresivo y de competencia autonómica-- está el impuesto de plusvalías --que recaudan los ayuntamientos-- y que grava la compraventa de viviendas. «Ese es otro problema porque puede pasar que el valor fiscal sea superior al real de mercadio, porque se fija con el catastro», destacó el decano de los notarios asturianos. De hecho el año pasado el Tribunal Constitucional confirmó una sentencia dictada en Gipuzkoa por la que la que se anulaba esta tasa por superar ampliamente el beneficio de la venta.

¿Dónde van las herencias a las que se renuncia? Pasan a ser propiedad del Estado que luego las subasta. Y aquí, según Fernández-Alú, surge otro problema. «Es una cuestión de trascendencia porque al Estado le llegan una serie de bienes que acaban saliendo a subasta y se venden muy mal esos inmuebles, muy por debajo de su valor».

Las familias más ricas de Asturias ya lo eran siglos atrás

Luis Ordóñez

El caso más antiguo es de los Cosmen que se remonta al comercio arriero desde el siglo XII

Cuando hablan de su fortuna a todos los acaudalados les gusta acompañar su historia de palabras sobre esfuerzo y tensón; muy pocas veces se habla de herencia. Sin embargo, la evidencia revela que, si no la mayoría, buena parte de las familias que son ricas en el presente descienden de familias que ya lo eran en el pasado. Un caso singular se dio a conocer a mediados de este año con la publicación de un estudio del Banco de Italia, obra de los economistas Guglielmo Barone y Sauro Mocetti y que, cruzando los datos del censo de 1427 con la declaración de la renta del 2011 descubría que los apellidos más millonario de la Florencia actual eran los mismos que en la renacentista de los Medici. Florencia es un caso particular, una urbe dedicada al comercio a gran escala ya en los albores de la Edad Moderna, pero ¿qué ocurre en Asturias? Hay fortunas empresariales que tienen su origen en el comienzo de la revolución industrial, en los principios del siglo XIX pero hay una, y no menor, cuya huella se puede rastrear hasta el siglo XII.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Los notarios apuntan a la burbuja inmobiliaria como causa de las renuncias a herencias