El Principado reordena el área de atención al menor

El Instituto de la Infancia dice que el cierre de la upa del materno reponde a un nuevo modelo obligado por ley. Niega que haya una intención privatizadora

La UPA del Materno ha sido trasladada al Fundoma.La UPA del Materno ha sido trasladada al Fundoma
La UPA del Materno ha sido trasladada al Fundoma

Redacción

«No es un cierre es una reordenación de los recursos». Así explica la directora del Instituto Asturiano para la Atención Integral de la Infancia, Ana Farpón, el cierre de la Unidad de Primera Acogida (upa) del Centro Materno de Oviedo, temporalmente trasladada al Fundoma por unas obras. Farpón argumenta que estos cambios se deben a modificaciones en el esquema, en los procedimientos y protocolos obligados por dos leyes recientes, las 26/2015 y también la 8/2015. La upa del Materno, que atiende a jóvenes entre los 12 y 18 años, desaparece y pasa al centro Los Pilares, que también está en Oviedo. En este complejo está también la upa de los más pequeños, hasta los 11 años. La directora calcula que la remodelación, en la que lleva un año trabajando, puede estar lista en un mes. Sin embargo, precisa que la prioridad es la atención y no el cumplimiento de estas fechas.    

Una de las principales novedades es que la administración asume la guarda provisional de los niños. Ana Farpón afirma que esto implica que la primera acogida se puede alargar hasta los tres meses, cuando hasta ahora era un máximo de 45 días. Además, tendrá un componente educativo mayor. Esa es la razón por la que concentrará las dos upas en el centro Los Pilares, de Oviedo. No obstante, Farpón matiza que seguirán funcionando de manera independiente pero dentro de las mismas instalaciones y que no se convertirá en una macro-upa, como temen los trabajadores. Señala que sí compartirán equipo educativo y experiencias, con una visión más integral, con una atención inmediata, primera acogida, residencia,...

Al margen del traslado físico de los servicios, la directora de Infancia explica que el plan es más general. «La ley nos obliga a consensuar con la Fiscalía de Menores. Nuestros protocolos y procedimientos también requieren de una mejor coordinación con la Policía, con los servicios sociales municipales,... Es un trabajo en red, con un plan diferente y nuevos instrumentos», argumenta. En los últimos años la pirámide de edades de los menores ha cambiado. Si hace unos años la base estaba compuesta por los niños de edades más tempranas, ahora la mayoría son ya mayores de 11 años.

La dirección se ha reunido con el comité de empresa para explicar todos los cambios. Farpón no comparte los recelos mostrados por los trabajadores. Señala que se han dado todas las explicaciones y que se ha respondido a todas las dudas planteadas por los sindicatos, en un encuentro abierto en el que se pudo hablar de todo. Asegura que no se modificarán las condiciones de la plantilla que será redistribuida entre los servicios disponibles. Los trabajadores podrán pedir destino en función de un orden que se establecerá y en el que la antigüedad tendrá un peso importante. Algunos sectores temen que este sea un primer paso hacia la privatización del servicio. La directora lo niega. «En absoluto. No hay ninguna intención privatizadora», afirma con rotundidad.

    

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Principado reordena el área de atención al menor