El temporal deja un reguero de incidencias

El Huerna permanece acierto pero Pajares está cerrado. Más de medio centenar de altos y carreteras en 29 concejos se han visto afectados por la nieve. El ferrocarril con la Meseta se ha suspendido


Redacción

Cortes de carretera, de vías del ferrocarril y de calles. Problemas en el suministro eléctrico y en el de agua potable. Suspensión de clases en los colegios. Riberas anegadas por los principales ríos. Lo peor del temporal todavía no ha llegado y ya ha dejado un reguera de incidencias a lo largo de toda la región, sobre todo en aquellos concejos situados por encima de los 500 metros de altitud. Lo peor llegará hoy. Está previsto que la cota de nieve baje a los 100 metros y que ocasionalmente los copos cubran la arena, al nivel del mar. Las administraciones están preparadas, con toda la maquinaria lista y el personal en alerta.

A última hora del lunes, la nieve provocaba incidencias en más de medio centenar de carreteras repartidas por 27 concejos asturianos. La autopista del Huerna, en cambio, estaba completamente abierto tras una jornada irregular. La AP-66 llegó a estar totalmente cortada durante hora y media por una fuerte ventrisca que restó toda visibilidad. También hubo momentos en los que estuvo abierta a vehículos ligeros con ruedas de invierno -no se permite circular con cadenas en esta calzada- pero bloqueada a camiones, que formaron larguísimas colas en el entorno del concejo de Pajares. Llegaron a producirse atascos cuando la Guardia Civil de Tráfico trató de ordenar lo que estaba sucediendo.

El Huerna está abierto pero Pajares no. Este puerto de la red principal, junto con otros 13 de la red secundaria del Principado, estaban a última hora del lunes cerrados. La gran cantidad de nieve hacía imposible limpiar la calzada y que se mantuviera despejada el tiempo suficiente. En zonas como el acceso a San Isidro, existía un riesgo añadido: los despredimientos de aludes. Además, otros 15 puertos más de la red secundaria exigen el uso de cadenas. Al margen, de los altos de montaña, había 51 carreteras afectadas por el temporal, 12 de ellas cerradas y 39 que requerían cadenas.

El transporte ferroviaria se ha visto afectado por el temporal a lo largo de todo el día, con incidentes muy variados, desde inundaciones de la vía a caída de árboles o congelación de las vías. La salida hacia la Meseta seguía afectada a última hora del día debido, precisamente, a que los raíles estaban helados en tramos de la cordillera. Renfe estaba realizando los transbordo por carretera. El problema más grave se produjo por la mañana cuando la salida hacia León quedó también cortada por carretera. Eso impedía realizaron los traslados en autobús. Algunos pasajeros del primer tren, con salida a las 7,20 de la mañana, decidieron incluso volver a casa. Otros denunciaron que había pasado horas metidos en los vagones. A las seis y media de la tarde, se cortó completamente desde el puente de Los Fierros y el último servicio del Alvia quedó suspendido. En la red de ancho métrico, estaban cortadas tres líneas, la de Gijón a Laviana, en Tuilla; la de Oviedo a Nava, en Colloto, y entre Collanzo y Cabañaquinta. La compañía trataba de agilizar el servicio, muy controvertido en los últimos años, por carretera.

Los cauces de los ríos había bajado y tan solo quedaba en prealerta la vega de San Cucao. No obstante, durante la mañana, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico puso en prealerta diversos tramos y otros en seguimiento. Donde más subieron las aguas fue en Siero, tanto en La Pola como en Colloto. El Piloña y el Esva también dieron señales de aviso. Sin embargo, la intensidad de las precipitaciones descendió y al mismo ritmo el agua fue volviendo a su sitio.

Los vecinos de Llanes sufrieron cortes en el suministro del agua potable. El ayuntamiento declaró el suministro de Nueva, Ovio y Picones no apto para el consumo porque estaba muy turbio, consecuencia directa de las fuertes lluvias registradas. El temporal cortó el suministro de electricidad en varias localidades del municipio de Somiedo, como Valle de Saliencia, el del Pigüeña o la zona de Aguino-Perlunes. De manera intermitente, también sufrieron cortes, por ejemplo, los vecinos de Pola de Lanviana, donde nevó con intensidad por la mañana.

Asturias también estuvo en alerta amarilla por fenómenos costeros en todo el litoral. El oleaje en Gijón alcanzó los ocho metros de altura. La boya de Puertos del Estado recogió los picos de la marejada que era visibles desde el muro. Aunque la previsión era que el oleaje máximo no superase los cinco metros, la estación registró un pico de madrugada de 7,84 metros. El resto de la mañana ha oscilado entre los los 6,08 y los 7,33 de altura significativa.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

El temporal deja un reguero de incidencias