Los nacionalistas gallegos desdeñan que Feijoo se alíe con la «región» de Asturias

La portavoz del BNG acusa al presidente de la Xunta de preferir «regiones» a subirse «al tren de las naciones»

.La portavoz del BNG, Ana Pontón
La portavoz del BNG, Ana Pontón
Agencias
Redaccion

La cumbre de presidentes autonómicos del noroeste celebrada el pasado lunes en León, con la participación de Asturias, Galicia, Castilla y León además de Aragón, ha despertado todo tipo de reacciones especialmente sobre sus propuestas en materia de financiación autonómica. Una de ellas ha sido la del Bloque Nacionalista Galego que, a la hora de cargar contra el presidente de su comunidad, Alberto Núñez Feijoo, han censurado que prefiera reunirse con «regiones» como Asturias en lugar de subirse «al tren de las naciones».

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, afirmó que el presidente de la Xunta, prefiera ir «ganchete» con «regiones» como Castilla y León o Asturias, y apostó por que Galicia se «suba al tren de las naciones» y logre una financiación «justa». Según recogió la agencia Europa Press, Pontón señaló que «llevamos mucho tiempo insistiendo en que Feijóo hace todo lo que está en su mano para facilitar que Galicia no tenga peso, para diluir a Galicia. No tiene ninguna posición de fuerza y nos quiere bajar del tren de las naciones».

La dirigente del BNG reclamó a Feijoo que explique «cómo otros países van a tener mejor financiación y Galicia va a pagar una millonada porque prefirió financiarse por los bancos» en lugar de los créditos del Gobierno central. También criticó que el presidente gallego no ofrezca explicaciones en el parlamento autonómico sobre su posicionamiento mientras que se pone «de ganchete con todas las regiones».

«O nos subimos en el tren de las naciones y reclamamos una financiación justa y pedimos una reunión bilateral, o veremos un nuevo fracaso», añadió Pontón. La posibilidad de que, después del proceso soberanista, Cataluña pudiera optar a un acuerdo bilateral con el Estado en materia de financiación, introduciendo un modelo similar al del concierto de las comunidades forales como País Vasco y Navarra, ya despertó las suspicacias de varios dirigentes autonómicos, entre ellos el gallego y también el presidente asturiano, que mantuvieron un encuentro a finales de diciembre en Oviedo. Allí Javier Fernández apuntó que el proceso soberanista en Cataluña durante varios meses no puede conllevar que la comunidad le lleve a «una posición de ventaja» en la negociación de la reforma de financiación autonómica. Por su parte, Feijoo señaló que no caben «negociaciones bilaterales» sobre financiación entre el Estado y Cataluña, recordó que los presidentes de País Vasco y esta comunidad, no suelen acudir a las conferencias entre el conjunto de las autonomía y añadió que se opondría a que «quienes más se han separado de la estabilidad tengan más beneficios que los que hemos ayudado a que entre todos haya financiación en el futuro».

El líder de los socialistas gallegos sí le concedió ayer un apoyo condicionado, pero apoyo al fin y al cabo, a la alianza constituida por Galicia, Castilla y León, Asturias y Aragón para defender sus intereses en materia de financiación autonómica. «Mantenemos un diálogo constante con el Gobierno de la Xunta», manifestó Gonzalo Caballero, secretario general del PSdeG, pues comparte que hay que ir a un modelo en el que todos los ciudadanos tengan acceso al mismo nivel de servicios públicos vivan donde vivan. Ahora bien, Caballero advierte de que su partido estará «vigilante», al igual que harán En Marea y el BNG, para que Galicia no salga perdiendo en el reparto de fondos del Estado, «ni en términos absolutos ni relativos»; según recogió La Voz de Galicia

La búsqueda de una alianza entre Asturias y otras comunidades del noroeste en la reforma de la financiación también ha agrietado la unidad de las comunidades socialistas. Tanto el Principado como Galicia o Castilla y León defienden que se tengan en cuenta criterios como la dispersión de la población o el envejecimiento, ya que no resulta igual de costoso asumir los costes sanitarios de grupos de edad superiores a 65 ó 80 años que cohortes más jóvenes. Sin embargo comunidades del levante como Valencia o Baleares reclaman un criterio puro de número de habitatantes en el territorio sin tener en cuenta esos matices. Las discrepancias se hicieron especialmente evidentes este martes al calificar el conseller de Hacienda valenciano, Vicent Soler, de «marginales» las reivindicaciones de Asturias o Aragón. Unas palabras que por la tarde tuvo que matizar para señalar que quería decir que se trata de cuestiones de poco peso en el cálculo global de la financiación territorial.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Los nacionalistas gallegos desdeñan que Feijoo se alíe con la «región» de Asturias