Un anfiteatro frente al mar

El perfil escarpado de Cudillero colgado sobre el Cantábrico atrapa a miles de turistas. Estos son algunos consejos para sacar el máximo partido a la visita

Cudillero desde lo alto
Cudillero desde lo alto

Redacción

En ocasiones, la naturaleza y la arquitectura humana se juntan para crear lugares espectaculares. Así ha ocurrido con la villa marinera de Cudillero. Sus decenas de casas de colores escalan las laderas que se posan junto al mar formando un graderío. El mar es su escenario. Y todo ello conforma un anfiteatro en honor a las aguas del Cantábrico. Cudillero no es un pueblo costero como cualquier otro. Su configuración física, escondido desde el mar y desde la tierra, ofrece una estampa única e inimitable tan conocida y fotografiada. No es de extrañar que este pintoresco pueblo haya sido declarado Conjunto Histórico Artístico.

Anfiteatro Cudillero
Anfiteatro Cudillero

Lengua y tradición

Esta villa es tan especial que hasta tiene su propia lengua: el pixueto, que se exhibe cada año durante las fiestas de San Pedro, patrón de los pescadores. El día 29 de junio tiene lugar el sermón de L'Armuravela. «En el nombri de Jesús y la Virgin Soberana, vou ichar l'Amuravela, comu San Pedru asperaba». Así comienza este pregón en el que una persona del pueblo recita en verso -y en pixueto- los acontecimientos sucedidos durante el año en el pueblo en tono humorístico e irónico. El acto finaliza pidiendo protección para el próximo año. 

Disfruta de las mejores vistas

Lo que más llama la atención de Cudillero son, por supuesto, sus vistas. Y es, se mire por donde se mire, la villa impresiona a cualquiera que la visite. Sea o no sea la primera vez.  Así que no es muy complicado encontrar lo que se busca de ella. Aún así, la gran cantidad de miradores que están a disposición de turistas y oriundos permiten contemplar Cudillero desde infinitas perspectivas. Así que si lo que uno busca son las mejores estampas de la villa y del mar, esta es la lista de los ocho miradores desde los que sacar la mejor de las fotografías: 

  1. Mirador del Pico
  2. Mirador de Cimadevilla
  3. Mirador de la Garita-Atalaya
  4. Mirador del Faro
  5. Mirador de la Estrecha
  6. Mirador El Baluarte
  7. Mirador del Contorno
  8. Mirador del Palación

No es un mirador, pero ofrece unas vistas espectaculares. Desde el Faro de Cudillero, también es posible disfrutar también del paisaje de la villa. Se inauguró en 1858 y se encuentra en la Punta Roballera, sobre un acantilado de 75 metros de altura. El faro se encuentra a la derecha del puerto y solo es necesario avanzar los 300 metros de senda diseñada por el arquitecto José Pis Fernández para disfrutar de sus espectaculares vistas. Su posición adelantada hace de él una atalaya excepcional. 

Vistas nocturnas de Cudillero
Vistas nocturnas de Cudillero

Palacio de Selgas

Cudillero huele a mar y a monte. Y a pescado fresco. Pero la villa no es únicamente eso. Más allá de disfrutar del paisaje y la naturaleza, este pueblo esconde más de un tesoro. En la Quinta de Selgas, a la entrada de Cudillero por El Pito, una mansión conserva pinturas de maestros como Goya, El Greco, Luca Giordano, Corrado Giaquinto y Vicente Carducho. La finca puede está abierta al público como museo desde el 15 de junio hasta el 30 de Septiembre, de martes a domingo.

Aula Didáctica «Los pixuetos y la mar»

Situado en la antigua Lonja de Pescado, este pequeño museo es una representación de la vida marinera de sus habitantes. En ella se explican sus costumbres ancestrales y las distintas técnicas de pesca. 

Para acercarte a todo lo que te ofrece el Paraíso Natural no dejes de visitar www.turismoasturias.es

Valora este artículo

8 votos
Comentarios

Un anfiteatro frente al mar