Farmacéuticos en Asturias, paro cero

Las estadísticas oficiales demuestran que no hay ni un colegiado en la cola del Servicio Regional de Empleo. El Principado mantiene las dos boticas rescatadas

Un farmacéutica busca medicamentos
Un farmacéutica busca medicamentos

Redacción

Si usted se pregunta si hay una profesión en el Principado sin parados, parece que alguna hay. Ese es el caso de los farmacéuticos o, al menos, de los farmacéuticos colegiados. La última estadística del Consejo General de la profesión indica que en Asturias que no hay colegas en la cola del Servicio Regional de empleo. De los 1.422 licenciados, 1.078 están en activo, 163 jubilados y otros 181 no están ejerciendo. Pero en la casilla de parados aparece el número cero. Estas son cifras del año 2017 y son ligeramente superiores a las de 2016. En concreto, cuenta con 23 altas más. 

Así consta en la memoria 2017 del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, recientemente publicada en su página web. Este informe recoge que el número de boticas rescatadas en España ha bajado en el último año, al pasar de 972 a 903. Sin embargo, en Asturias, la cifra no se ha movido. Siguen siendo dos. Lo que popularmente se conoce como rescate es, en terminología oficial, una VEC: viabilidad económica comprometida. En el Principado hay dos farmacias que no llegan al mínimo de facturación que garantiza su supervivencia y reciben, una compensación económica del Gobierno regional que se calcula de acuerdo con un índice corrector. Aunque este sistema, establecido para garantizar un servicio básico para la ciudadanía, como es la dispensación de medicamentos, está regulado por una ley del 2008, el Principado no comenzó a aplicarla hasta el 2015. 

El perfil de los farmacéuticos

La farmacéutica en el Principado es una profesión arrolladoramente femenina. De los 1.422 colegiados, solo 390 son varones, el resto son mujeres. La inmensa mayoría trabaja en la farmacia comunitaria, es decir, en la venta directa al público. El resto se reparte, a cuentagotas, entre los departamentos de análisis clínico, el sector de la distribución, la administración, los estudios de salud pública, la propia industria o los hospitales. Esa proporción es similar en otras comunidades, salvo en aquellas con más presencia de la industria, donde este sector genera muchos más contratos.

La red de farmacias de Asturias está conformada por 455 establecimientos, un número que permanece más o menos estable desde hace tiempo. Del total, 411 cuenta con un único propietarios y las 88 restantes con dos copropietarios. El número de mujeres dueñas de negocios es mayor que el de los hombres, pero no es tan aplastante como debería ser si se tiene en cuenta la estadística colegiados. Esto supone que hay más varones con farmacia de lo que proporcionalmente se puede presuponer al analizar la cifra total de colegiados. Entre el resto de los colegas, hay 498 adjuntos y 67 sustitutos.

La distribución de las farmacias cubre todo el territorio. 90 están en ciudades y las 365 restantes repartidas por los pueblos de la región. Esto supone que la red rural concentra el 80%. Hay diferencias entre el número de clientes que le corresponde a cada una de ellas en función de su ubicación. Aunque la media es de 2.275, en las ciudades tocan a 2.448 usuarios por farmacia -en función de la población- y en el resto de núcleos a 2.232. Asturias está en la media de profesionales en función del número de boticas, con 2,3 profesionales.

El Principado rescata la segunda farmacia en solo dos años

Susana D. Machargo
.

Dos boticas reciben una compensación económica al no llegar al mínimo de facturación que garantiza su supervivencia

En terminología oficial se denomina VEC: viabilidad económica comprometida. De modo informal, se habla de rescate. En Asturias hay dos farmacias que no llegan al mínimo de facturación que garantiza su supervivencia y reciben, por tanto, una compensación económica del Gobierno regional que se calcula de acuerdo con un índice corrector. Aunque este sistema, establecido para garantizar un servicio básico para la ciudadanía, como es la dispensación de medicamentos, está regulado por una ley del 2008, el Principado no comenzó a aplicarla hasta el 2015. Ese año realizó el desarrollo normativo autonómico y un primer establecimiento reclamó la ayuda. Ya, entonces, el Colegio Oficial de Farmacia de Asturias advertía de que había, al menos, otros 12 en una situación delicada, al límite de cumplir los requisitos. Un ejercicio después, otro se ha sumado.

Seguir leyendo

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Farmacéuticos en Asturias, paro cero