Denuncian que el decano de Economía cobró dietas en casa

La Junta Extraordinaria de Facultad saca a la luz más facturas de Julio Tascón. Los alumnos dicen que es ilegal y reclaman una investigación de la gerencia

Julio Tascón, segundo por la izquierda, durante una presentación
Julio Tascón, segundo por la izquierda, durante una presentación

Redacción

¿Puede un decano de la Universidad de Oviedo cobrar dietas por una comisión de servicio cuando está en su propia ciudad? Los alumnos de la Facultad de Economía y Empresa denuncian que el suyo, Julio Tascón, lo ha hecho. Así aparece reflejado en el listado de gastos del año 2016, el único que han podido revisar ya que Tascón se niega a enseñar las de 2017, amparándose en que todavía no son definitivas y sería ilegal. A Tascón se le pagó un viaje desde Sevilla a Oviedo con su correspondiente billete de vuelta y dietas durante los tres días que pasó en la ciudad, durante el mes de agosto. El decano lo justifica porque estando de vacaciones tuvo que regresar para resolver una gestión urgente, así que se le abonó el desplazamiento pero también la dieta. Fuentes consultadas por La Voz aseguran que este apunte no se ajusta a la legalidad, ya que no se puede percibir una comisión de servicio cuando uno está en su casa y en su propio centro de trabajo. 

Esta es solo una de las facturas que despiertan dudas en una parte de la comunidad educativa de Economía y Empresa y que salieron a relucir en la Junta Extraordinaria de Facultad celebrada ayer. La sesión fue forzada por Alejandro Piñeiro, alumno de las asambleas que ha estado investigando los gastos del decano, para tratar de aclarar una serie de gastos poco claros. El tema lleva semanas coleando. La dirección de la facultad y unaparte de los docentes se muestran molestos por la imagen del centro que está trascendiendo pero no parecen demasiado preocupados por el manejo de las cuentas. De hecho, la junta extraordinaria no fue una de las más concurridas. Si parece una de las más originales, ya que la convocatoria no tenía ni un solo punto en el orden del día. Tascón consideraba que ya ha dado suficientes explicaciones y no era partidario de celebrarla, así que al final no incluyó orden del día y fijó un formato sin posibilidad de réplica, en el que un informe elaborado por él abrió la sesión y su respuesta la cerró.

Los apuntes

El alumno que ha encabezado este movimiento hizo una relación con los gastos que les parecen, al menos, cuestionables. También le acusó de intentar «tergiversar, confundir, alterar y enredar» con sus explicaciones, cuando sería muy sencillo despejar cualquier sospecha. Las facturas de 2016 son públicas y, por tanto, las acusaciones comprobables. El apunte de Sevilla es una de esas denuncias. Corresponde al mes de agosto. El decano explicó que estaba en Sevilla, tuvo que hacer una gestión urgente en Oviedo relacionada con la facultad y por eso pasó el gasto. Las críticas que ha recibido no son solo por no pagar de su bolsillo los billetes sino por llegar a Asturias y reclamar dietas, como si estuviera fuera. No obstante, parece ser que esas dietas contaron con la rúbrica del vicerrector de Organización Académica, Juan José del Coz. Fuentes consultadas por La Voz señalan que no se ajusta a la normativa de la Universidad de Oviedo que está en vigor. De hecho, los alumnos reclaman al Rectorado la apertura de una investigación formal. En función de los resultados, se solicitará la dimisión de Tascón.

Durante la junta se cuestionaron otros muchos gastos, como los casi 700 euros que pasó en taxis o que hubiera disparado el presupuesto inicial dedicado a gastos de dietas y locomoción. De hecho, pasó de 2.500 a más de 6.000. Lo aumentó y se gastó, ya que el grado de ejecución roza el 100%, según se denunció en la sesión. También se criticaron comidas pagadas a conferenciantes organizadas en el mes de julio, fuera del periodo lectivo, y con la presencia de la mayoría del equipo decanal. También se sembraron sospechas sobre gastos de viajes en coche. El decano viajó Alcalá de Henares durante el curso acompañado por el secretario. Pero cada uno viajó en su coche. Los dos pasaron gastos de kilometraje pero solo uno de ellos aportó los justificantes de los peajes.

El malestar en la facultad parece dividirse entre los que no comparten la gestión de Tascón y los que no comparten que el tema tenga trascendencia pública y prefieren que el tema se apague. Los que mantienen esa postura tienen en mente que las elecciones al decanato serán el próximo otoño y que ese puede ser el mejor momento para premiar o castigar al actual gestor por su mandato.

  

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Denuncian que el decano de Economía cobró dietas en casa