Coto apunta a un caso de explotación laboral como origen de la crisis de Foro

La presidenta del partido afirma que «toda» la Junta General sabía que su asesora trabajaba a jornada completa con un contrato a tiempo parcial

La presidenta y portavoz de Foro en la Junta General, Cristina Coto, ha acusado hoy al secretario general de su partido, Francisco Álvarez-Cascos, de estar detrás de una operación política que ha provocado una crisis política en su seno.
La presidenta y portavoz de Foro en la Junta General, Cristina Coto, ha acusado hoy al secretario general de su partido, Francisco Álvarez-Cascos, de estar detrás de una operación política que ha provocado una crisis política en su seno.

Redaccion

De la lectura literal del comunicado de la presidenta y portavoz de Foro en la Junta General, Cristina Coto, sobre la crisis abierta en el seno del grupo parlamentario este jueves puede deducirse que en el inicio de la confrontación interna está un caso de explotación laboral, el intento de corrección de una situación en la que una empleada de la formación estaba trabajando a jornada completa aunque su contrato en vigor sólo fuera para una ocupación parcial, con la consecuente diferencia en la remuneración. En el punto segundo del comunicado de Coto se señala que «el Grupo tiene dos asesoras, las dos desarrollan la jornada completa, las dos son igual de entregadas, pero una percibe la remuneración por la jornada completa y la otra no. Y yo creo en la democracia y en la justicia social y por tanto en que, a igual trabajo, igual salario. Por ese me reafirmo en lo que hice. Sería de una extraordinaria hipocresía, por ejemplo, acudir como vengo haciendo, a manifestaciones por la equiparación salarial de colectivos y no practicarlo en mi propia casa».

De hecho, la presidenta de Foro afirma también que, además de sus propios compañeros de escaño, los diputados Pedro Leal y Carmen Fernández, «toda esta Junta General conoce que la jornada de las dos asesoras es a tiempo completo». La portavoz (que podría ser relevada de ese cargo según sugirieron los otros dos diputados) indicó que había intentado cambiar la jornada de esta trabajadora, una asesora jurídica, por esta discriminación de horarios y emolumentos que se habría dado a lo largo de toda la legislatura pero que pretendía corregirse en este su último tramo, a un año de las elecciones. Que un trabajador contratado a tiempo parcial realice en realidad una jornada completa supone un fraude bastante habitual porque resulta más fácil de esconder ante una inspección. Esta práctica supone un importante perjuicio para el trabajador, puesto que cotiza menos de lo trabajado, y por tanto en caso de desempleo, incapacidad temporal, incapacidad permanente, pensión de jubilación o indemnización por despido verá reducidas sus prestaciones. 

En otro de los puntos de su comunicado, Coto reitera en varias ocasiones que en su condición de presidenta del partido y portavoz del grupo «nunca» ha tenido que «consensuar ni nombramientos ni ceses ni dedicaciones ni funciones con nadie mas que con mi secretario general», Francisco Álvarez-Cascos y que tampoco ha tenido que someter este tipo de decisiones a la consulta de «órgano alguno, ni del partido ni del grupo». En este sentido termina por concluir que la división planteada este jueves en el parlamento tiene como causa una discrepancia directa con Cascos sobre este asunto pero que se trata de «una cuestión de justicia y he decidido adoptarla».

Lo cierto es que, según los estatutos de Foro Asturias, tal y como se recoge en su artículo número 30, este tipo de cambios relativos a los asesores sí deben pasar por uno de los órganos internos del partido. Así, se detalla en el punto 7 que afirma que «los órganos directivos de los diversos Grupos propondrán a la Comisión Directiva de Foro la ordenación de los recursos materiales de los que dispongan y el nombramiento y cese de sus asesores y funcionarios». Siendo la interpretación defendida por los adversos a Coto que la ordenación se refiere también a los horarios de los asesores.

La candidatura autonómica

Sobre el papel y en la literalidad del comunicado de Coto, la crisis abierta en la formación estalla por el caso de cambio de jornada de una de las asesoras jurídicas del grupo en el parlamento; pero a nadie se le escapa que la tensión interna está directamente relacionada con el proceso de selección de quien debería ser la candidata a la presidencia del Principado en los próximos comicios autonómicos. En el texto leído este jueves por Coto, la portavoz afirma que no cabe interpretar que ambas situaciones estén relacionadas ya que ya trasladó de forma pública su «apoyo y ánimo reales» a la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón como cabeza de cartel en las elecciones de mayo de 2019.

Que Moriyón fuera a dar el paso a la candidatura autonómica era un secreto a voces comentado desde hace meses. La cirujana no podría repetir como cabeza de lista municipal en la villa al haber cumplido dos mandatos al frente del consistorio. Sin embargo, meses antes y a preguntas de La Voz de Asturias, Cristina Coto saludaba la posibilidad siempre que se respetaran los reglamentos de la formación que exigen que el candidato se elija por primarias. Pero con la llegada de la primavera los acontecimientos se precipitaban: primero la agrupación de Siero y luego un reguero de consejos locales llamaba a Moriyón a que diera el paso de formalizar su candidatura. Mientras estos llamamientos se sucedían, el propio Álvarez-Cascos destacaba también que debían respetarse plazos y procedimientos y recordaba que las primarias de su grupo eran «de verdad» en contraposición, señalaba, con las de la FSA después de que su secretario general Adrián Barbón se concretara como único candidato.

A la hora de apartarse y respaldar también a Moriyón, Coto no evitó pese a todo lanzar un dardo en este sentido al indicar que  «una vez que se ha trasladado el deseo de 'que haya apoyo general del partido', apelación que me concierne, reitero el mío propio y considero que mi obligación es procurar que dicha aclamación transcurra con la mas absoluta normalidad». Aclamación, no voto de militantes, y no eran palabras elegidas al azar.

Del mismo modo, al cerrar su comunicado de este jueves (en el que pide disculpar a los militantes por «la imagen que estamos ofreciendo»); la portavoz del grupo tampoco se olvidó de señalar, sin citarlo, a su secretario general. En sus buenos deseos para el futuro de Moriyón incluyó que «si finalmente toma el mando de Foro, tenga, siquiera, un gramo mas de autonomía del que yo he tenido y tengo, porque el tiempo me ha demostrado que algunos necesitan tener siempre en sus vidas un enemigo a batir en la propia casa si comete el error imperdonable de pensar y actuar por sí mismo, aunque sea una sola vez».

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Coto apunta a un caso de explotación laboral como origen de la crisis de Foro