Fernández espera la opinión de Teresa Ribera «como ministra» sobre las térmicas

El presidente asturiano reitera su «lealtad» al Ejecutivo de Sánchez pero reclama reciprocidad para defender los «intereses generales» del Principado

Javier Fernández
Javier Fernández

Redaccion

El presidente del Principado, Javier Fernández, ha señalado hoy que mantendrá el criterio que venía defendiendo hasta ahora sobre la necesidad de que el Ejecutivo central tenga «la última palabra» sobre el cierre de centrales térmicas de producción de electricidad.

Fernández se ha expresado así en su respuesta a las preguntas de IU, Foro y Ciudadanos en el pleno de la Junta General del Principado sobre las expectativas de que el nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez pueda desbloquear las prioridades de Asturias en materia energética, de infraestructuras y de financiación.

A su juicio, la cuestión energética constituye «un asunto de Estado» y seguirá defendiendo las mismas posturas pese a «las opiniones» expresadas hasta ahora por la nueva ministra del ramo, Teresa Ribera, que coordinó el Consejo Asesor para la Transición Ecológica del PSOE, desde donde defendió su cierre para avanzar en el proceso de descarbonización de la economía.

«Conozco las opiniones de Teresa Ribera, ahora necesito conocer las decisiones de la ministra de Energía de España», ha subrayado Fernández, que apoyó la iniciativa del PP en el Congreso para condicionar cierres como el solicitado por Ibedrola para las plantas de Lada y Velilla a su posible efecto sobre el incremento del precio de la electricidad, a la que se oponían PSOE y Podemos.

Además, ha avanzado que, igual que ofrece «toda la cooperación y lealtad institucional», exigirá reciprocidad y que «cada uno defienda lo que considere los intereses generales» y se ha mostrado esperanzado en que Ribera «cambie sus posiciones» sobre la cuestión energética cuando la aborde «desde la perspectiva de ministra».

Fernández, que se ha mostrado esperanzado en «sintonizar» con el nuevo Gobierno «ante los retos y desafíos de Asturias» desde la defensa de los mismos criterios que ante al Ejecutivo del PP, ha asegurado además no tener constancia de que el nuevo Gobierno haya notificado a la UE un cambio en la postura de España en el ámbito de la energía y que, de haberse producido, él no había sido consultado.

En el ámbito de la financiación autonómica, el presidente asturiano ha señalado que seguirá defendiendo un modelo no basado en las capacidades fiscales si no en las necesidades de gasto evaluadas «de la forma más precisa» a partir del coste real de los servicios.

Aunque ha mostrado sus dudas sobre la posibilidad de que el nuevo Gobierno del PSOE pueda finalizar ese proceso al tener «un cierto carácter de provisionalidad», Fernández ha reiterado para el nuevo Ejecutivo la exigencia que trasladó al anterior de que convoque al Consejo de Política Fiscal y Financiera para explicar su propuesta.

En cuanto a las infraestructuras, el jefe del Ejecutivo asturiano ha incidido en que seguirán defendiendo la necesidad de dinamizar proyectos como la Autovía del Suroccidente o la Autopista del Mar y especialmente la finalización de la Variante de Pajares sin nuevos retrasos y sin replantear su actual diseño para garantizar «con el sistema que sea» la circulación de trenes de mercancías.

Por su parte, la presidenta del PP, Mercedes Fernández, ha dicho que se pone a «temblar» si piensa que este Gobierno puede abordar la financiación autonómica o un nuevo modelo energético, «inasumible si se llevan a cabo los malos presagios que ha enumerado» la ministra de Transición Ecológica por lo que ha emplazado al presidente a «alzar la voz en defensa de los asturianos».

Para Gaspar Llamazares, de IU, el «perfil» de la nueva ministra genera una preocupación que hace necesario «arremangarse» para lograr un acuerdo estratégico sobre energía dado que hasta ahora hace «más hincapié» en los aspectos relacionados con el cambio climático que con la situación de la industria o con la influencia del cierre de las térmicas en los precios de la electricidad.

Llamazares ha reclamado además del nuevo Gobierno que culmine la reforma de la financiación autonómica antes de que acabe la legislaturas tras alertar de que los documentos elaborados hasta ahora por la comisión de expertos fijan «una posición política y no técnica» que no es favorable a los intereses de Asturias.

Para la portavoz de Foro, Cristina Coto, Ribera genera incertidumbre al ser «una reconocida fundamentalista de la descarbonización» que retuitea «de manera obsesiva» informes negativos sobre el carbón lo que augura una ruptura «traumática» para el sector «que provocaría la desertización» de las cuencas.

«Plántese y siga el camino de la iniciativa del PP» en el Congreso, que también respalda Foro, ha pedido Coto a Fernández.

Por su parte, Nicanor García, de Ciudadanos, también ha considerado «preocupantes» las posturas expresadas hasta ahora por la ministra de Transición Ecológica y ha advertido al presidente asturiano de que ahora ya no podrá «echarle la culpa a Madrid» de determinadas cuestiones por lo que le ha emplazado a «marcar» de forma clara las prioridades de Asturias ante el nuevo Gobierno.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Fernández espera la opinión de Teresa Ribera «como ministra» sobre las térmicas