La Federal se pliega y respetará la autonomía de Asturias para establecer sus alianzas electorales

No habrá boicot a la consulta estatal para la coalición con Podemos pero no será vinculante para los comicios regionales y locales

Ismael González, Alejandro Suárez y Fernando Díaz Rañón
Ismael González, Alejandro Suárez y Fernando Díaz Rañón

Redaccion

La Comisión de Conflictos en IU, con representantes de la dirección federal y la asturiana, se cerró con un acuerdo, un compromiso por el que la coalición en Asturias no pondrá pegas a la celebración de la consulta planteada por Madrid sobre la posibilidad de concurrir en alianza con Podemos y Equo (que postula un acuerdo para tres comicios, los europeos, los locales y los autonómicos) pero arrancó en el documento de la paz la garantía de que, en todo caso, y más allá de los resultados de esa votación, será IU Asturias la que decida, en el ámbito de sus competencias, las coaliciones electorales en la carrera al parlamento autonómico y en cada uno de los ayuntamientos «mediante consultas a su militancia o decisión de sus órganos».

Cerrado el conflicto, todas las partes se esforzaron por borrar las huellas de la confrontación. Se respetará la consulta estatal, pero IU de Asturias podrá hacer luego una consulta posterior. Desde el punto de la dirección federal, representada por el Secretario de Organización, Ismael González, la consulta a la que se negó Asturias ya permitía que cada territorio contara con autonomía plena para decidir por sí mismo la alianza con Podemos. Para los asturianos no estaba tan claro hasta que se firmó el documento en la tarde del jueves. «Se acepta que se celebre la consulta (federal) y ellos aceptan la nuestra en nuestro ámbito de competencias, en la autonómica y las municipales», explicó el responsable de Organización en Asturias, Alejandro Suárez. «Seguramente Ismael dirá que ya estaba garantizado pero para nosotros no; y ahora sí lo vemos garantizado».

Ismael González leyó el documento del acuerdo y también consideró que sería necesario hacer «autocrítica» respecto a la escalada de tension vivida a lo largo de esta semana, después de que la coordinadora de Asturias se negara a aceptar la consulta en los términos planteados --con fuertes críticas a que se sumaran en una sola pregunta tres comicios, dos de ellos de ámbito regional y local-- y con la denuncia de que el censo de simpatizantes (que tienen derecho a voto como los militantes) había experimentado un crecimiento súbito en la víspera de la votación. Todo ello llevó a el coordinador federal, Alberto Garzón, enviara una carta en la que reclamaba los nombres de quienes habían votado en contra de la consulta y con la amenaza de intervenir la organización. Ismael González aclaró que, en estos momentos, se ha llegado a un «preacuerdo” nacional (con Podemos y Equo) que marca niveles europeo, autonómico y municipal, con una intención manifiesta de IU de coaligarse con más organizaciones que permita ganar». En todo caso aclaró que la articulación en cada territorio deberá tener en cuenta la situación de cada territorio, debiendo comunicar antes de noviembre si van en acuerdo o no. «El preacuerdo lo que establece y reconoce, como es lo normal, que no en todos los lugares se tiene que ir conjuntamente» e insistió en que esa declaración de intenciones lo que fija es un «marco mínimo» para confluir con otras organizaciones políticas.

Pero finalmente las aguas volvieron a su cauce. Si por la mañana comparecieron juntos el coordinador general, Ramón Argüelles, el secretario de Organización, Alejandro Suárez y también Fernando Díaz Rañón (los tres los principales competidores de las primarias celebradas en Asturias, queriendo dar imagen de unidad y fortaleza de la posición asturiana), de nuevo al término de la reunión de la tarde, Rañón tomó la palabra para destacar con «diálogo y debate» se había puesto fin a relación de «reticencias» que «nunca debió deteriorarse y en la que se tomaron decisiones que no eran correctas». 

Por la mañana los asturianos habían señalado que no boicotearían la consulta federal, que además de por vía telemática permitirá el voto presencial en el domingo, pero que no reconocerían sus resultados. En el acuerdo se recalca que la decisión última sobre pactos electorales en la lista autonómica y en los concejos será sólo de Asturias. Respecto a las denuncias sobre el censo, Alejandro Suárez dio por buena «la explicación de Madrid de que sólo fue un error administrativo».

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La Federal se pliega y respetará la autonomía de Asturias para establecer sus alianzas electorales