IU de Asturias no boicoteará la consulta federal pero no reconocerá los resultados

Argüelles recuerda que Madrid se comprometió a respetar su autonomía y que no pueden invadir su competencia para hacer alianzas locales

Alejandro Suárez, Ramón Argüelles y Fernando Díaz Rañón
Alejandro Suárez, Ramón Argüelles y Fernando Díaz Rañón

Redaccion

Horas antes de que comience la cita de la Comisión de Conflictos de IU, que sentará en una misma mesa a representantes de la organización federal y de Asturias, comparecieron en la sede de Oviedo el coordinador regional, Ramón Argüelles, acompañado de Alejandro Suárez y Fernando Díaz Rañón para valorar la crisis abierta en el seno del partido a raíz de la negativa asturiana a reconocer la consulta de coalición con Podemos planteada desde Madrid. No era un trío elegido al azar sino los representantes de las tres candidaturas principales que concurrieron a las primarias internas en las que se eligió a la actual coordinadora. Las tres personas que representan a las corrientes mayoritarias de Asturias para dar una imagen de unidad total ante las presiones de Madrid. Argüelles, que insistió en el tono conciliador con el que aborda la reunión de esta tarde, reiteró en todo caso que la consulta federal invade competencias que son propias de la organización asturiana por querer definir las alianzas locales y autonómicas junto a las europeas y señaló que si bien no boicotearán la consulta con las urnas el domingo, ni harán campaña contra ella, no reconocerán sus resultados.

«No nos sentimos vinculados a esos resultados mientras se hable de política autonómica y local, no discutimos las competencias de la federal para las listas de las europeas», destacó Argüelles para insistir en que Asturias hará sus propia consulta «de abajo a arriba» recogiendo los planteamientos que se den concejo a concejo. Así apuntó que en lugares como Langreo hay un entendimiento rodado entre IU y Podemos pero que en Mieres, los morado habían presentado una querella contra su alcalde, Anibal Vázquez, y un pacto así sería imposible. «Yo entiendo a IU de Asturias dentro de un proyecto federal pero con autonomía, no sometido a una dictadura o a una democracia centralista. A nosotros se nos garantizó que podríamos decidir».

El coordinador asturiano también calificó de «desproporcionada» la reacción de Garzón al enviar una carta en la que se amenazaba con intervenir la organización y y también el hecho de que requiera conocer los nombres de los miembros de la dirección que habían votado rechazar la consulta federal. «Cometeríamos un error si empezamos a juzgar a la gente por lo que vota» 

Argüelles recordó además que en los días previos, durante la fase de elaboración del censo habían aparecido 500 nuevos simpatizantes inscritos con derecho a voto y que se sintieron alarmados por la posibilidad de que pudiera adulterarse la votación. Desde la dirección federal se calificó de «bulo» que se hubieran hinchado las cifras pero Argüelles señaló que «yo lo vi físicamente, doy fe de que lo vi con mis propios ojos». Respecto a las explicaciones de la dirección federal de que se trataba de una cifra provisional que se había reducido después de las verificaciones a 38 personas, el secretario de Organización de Asturias, Alejandro Suárez, indicó que «voy a dar por válida la explicación de Madrid si dicen que fue un error administrativo» pero reiteró que la situación se había dado y hay pruebas documentales.

A través de un comunicado recogido por la agencia EFE, el Partido Comunista de Asturias (PCA) mostró su respaldo al referéndum convocado por la dirección federal que, a su juicio, «no impone la confluencia a ninguna federación ni a ningún municipio desde arriba». Además, la formación que dirige Francisco de Asís Fernández, que se reintegró en IU hace apenas 3 años tras una ruptura, cuestionó también la actuación llevada a cabo por el portavoz parlamentario de IU, Gaspar Llamazares, por sus apariciones públicas fuera de Asturias «y en el marco de una opción política diferenciada, competidora potencial de IU en próximos comicios».

En todo caso, en la mesa de la sede de Oviedo se sentaba los tres representantes de las corrientes mayoritarias en IU y, en este sentido, Fernando Díaz Rañón, destacó que el hecho de que los tres comparecieran juntos «trabajando por la unidad» debería ser una cuestión que hiciera reflexionar a la dirección federal. «No entendemos que se nos diga que nos reconocen unas competencias y luego no se nos permita hacer una consulta que nos parece más oportuna.

Argüelles, que señaló que se abstuvo en la votación que rechazó la consulta federal para tratar de mantener un perfil que tienda puentes entre Asturias y Madrid lamentó también que mientras en el Principado cuentan con un grupo fuerte de cinco diputados en la Junta General «y aquí sacamos leyes», el conflicto abierto con la federal haga que «apaguemos fuegos internos que desprestigian las organización». El coordinador federal reiteró que esperaba que todo se recondujera en la reunión de esta tarde. A preguntas de qué pasaría que Garzón llevara a cabo su amenaza de intervenir IU de Asturias señaló que IU federal tendría que presentarse a las elecciones como tal en el Principado, «no nos pueden echar, nos podrán quitar la marca de IU federal pero IU de Asturias, Izquierda Xunida somos nosotros».

   

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

IU de Asturias no boicoteará la consulta federal pero no reconocerá los resultados